domingo, 26 de abril de 2009

MENSAJE DE GAUTAMA SOBRE LA ESFERA DE LA UNIDAD DE MAITREYA

Buscamos establecer la verdadera Sangha del Buda
Este dictado fue dado a través de Kim Michaels durante la Conferencia de Año Nuevo en Armenia, Colombia.
Enero 1 de 2006

Yo, Gautama, soy el Buda en la Coronilla de cada verdadero chela en el sendero de la Budeidad. En verdad, vengo nuevamente con menos fuegos artificiales pero con mucho amor.* Vengo para estar seguro que comprendéis la enseñanza de la relación entre el Buda y la Madre. En verdad, la clave para sanar vuestra psicología y vencer el pasado – y todos los apegos al pasado –es comprender que no podéis vencer la conciencia humana utilizando la conciencia humana.

Veis, amados míos, todo en el universo material está hecho de la Luz Ma-ter. Cualquier problema que tengáis es una consecuencia de la mala calificación de la Luz Ma-ter, por esto, la luz ha tomado una forma que no está en alineación con las leyes perfectas del Padre, las leyes perfectas del amor que aseguran el crecimiento de toda vida, Por lo tanto, las formas imperfectas, las manifestaciones imperfectas, no sólo os limitan a vosotros, sino a toda vida.


Amados míos, una vez que la Luz Madre ha tomado una forma que vibra por debajo del nivel del amor, no existe un remedio en el universo material que cure completamente ese problema. En verdad, existen muchos métodos de sanación que pueden ayudaros a avanzar en el sendero hacia la sanación, pero no existe el remedio único, no existe la piedra filosofal, no existe una varita mágica que quitará las condiciones imperfectas utilizando sólo las fuerzas que se encuentran en el universo material.


La única manera de ser libres de vuestro pasado es alcanzar o buscar el Poder de Dios dentro de vosotros, el Poder de Dios el Padre. Esto es lo que llamé la naturaleza Búdica cuando tuve el privilegio de entregar las enseñanzas, que se convirtieron en la base de lo que conocéis como la religión Budista o el Budismo. Hoy en día, vosotros las conocéis como Dios el Padre, como la fuerza expansiva del Padre o como vuestra Presencia YO SOY.


Debéis tomar dos decisiones para ser sanados. Amados míos, sólo el poder de la Presencia YO SOY, el Poder del Padre, el Poder del Buda, puede en verdad liberar la Luz Madre de cualquier matriz imperfecta y por lo tanto, sanar las heridas en vuestra psicología. Sin embargo, para que ese poder descienda a vuestro ser inferior, tenéis que estar dispuestos a entregar vuestras ataduras a vuestras heridas, a vuestro dolor y a vuestras penas. Por lo tanto, esto se convierte en una doble acción y requiere que toméis dos decisiones. Tenéis que decidir que estáis dispuestos a alinearos con la Voluntad del Padre. Esto es lo que demostró la Madre María cuando le dijo al ángel: “No se haga mi voluntad sino la Tuya.” Y esto es, lo que Jesús apaciblemente dijo cuando pidió al Padre, que apartara de él ese cáliz “No mi voluntad sino la Tuya que se cumpla.”


Pero debéis comprender que esta es vuestra voluntad suprema y no una voluntad que es ajena a vosotros o que busca restringiros o limitaros. Por el contrario, vuestra voluntad suprema sólo busca liberaros y para que seáis todo lo que sois. Y por lo tanto, para someteros y entregaros a vuestra voluntad suprema, tenéis que estar dispuestos a prescindir de la mentira de los ángeles caídos, de que la Voluntad de Dios está en contra de vuestra voluntad, que restringe vuestro libre albedrío o que os quita ese libre albedrío. Esta es la mentira que durante eones ellos han puesto sobre las evoluciones de la Tierra y en verdad es una mentira que en este día y era debéis retar, para que podáis crecer mucho más.


Porque cuando os entregáis a la voluntad superior de vuestro ser, entonces la luz puede ser liberada y descender a vuestra forma. Sin embargo, la sanación no se logra completamente sólo porque la luz descienda, sino que también debéis estar dispuestos, a dejar vuestras ataduras a vuestro dolor, a vuestras heridas, a vuestro sentido de ira y de no perdón hacia aquellos que os han herido, incluso vuestros no perdono hacia Dios y hacia vosotros mismos.


Entonces, esto puede hacerse de una mejor manera, cuando comprendéis el ego y comprendéis que quiere manteneros atrapados en esta pequeña prisión, donde estáis tan centrados en vosotros mismos, en vuestro dolor y en vuestras propias necesidades, que no tenéis pensamientos para otras partes de la vida. Y por esto es, que en verdad, la mejor manera de sanaros es esforzarse por sanar y dar ayuda a otros.


Mis amados corazones, cuando os alineáis con la Voluntad del Padre, bajáis su Luz y entonces – al mismo tiempo – estáis dispuestos a servir a los demás y así establecéis el flujo de la figura del ocho. Y cuando este continúa fluyendo, literalmente sacará de vosotros todas las condiciones y energías imperfectas, para que gradualmente seáis sanados. Y a medida que, sois sanados la intensidad de la luz se incrementará. Podéis sostener más luz y así entre más luz dais, Dios multiplicará lo que dais y también multiplicará vuestros talentos. Y por lo tanto, al que tiene, más se le dará, hasta que toda vida sea elevada.


Una comprensión más elevada de la Ascensión.


Entonces, amados míos, esta es una enseñanza que es esencial para vuestra sanación, para la sanación planetaria, pero también es esencial porque lo que deseo hablaros en este discurso es, concretamente cómo establecer la Esfera de la Unidad de Maitreya, reuniéndoos todos en ese verdadero Espíritu de la Unidad. Mis amados corazones, veis que desde el comienzo de los tiempos en este planeta, la mayoría de los movimientos u organizaciones espirituales han hablado acerca de la necesidad de que las personas se reúnan, bien sea en lo que ellos llaman comunidad, el Sangha del Buda, el Cuerpo de Dios, el Cuerpo del Cristo o una iglesia o religión particular.


Mis amados corazones, ¿Por qué es tan importante para las personas estar juntas o reunirse? Bueno, como acabo de explicar, para que en verdad seáis sanados personalmente, tenéis que vencer el estar centrados en vosotros y esforzaros por servir a toda vida y sanar a los demás. Y que mejor y más obvia manera de hacerlo que reuniros con otras personas en algún sitio, organización o movimiento espiritual, de modo que podáis ayudaros unos a otros a sanar y a crecer. Así este es uno de los propósitos –vuestra propia sanación.


Sin embargo, existe un propósito más elevado/grande, el cual muchas personas no han comprendido y en realidad, por esto no ha podido llevarse a cabo hasta la era presente. Como veis, amados míos, cuando volvéis a mirar los registros históricos, veis que la religión ha estado centrada en la salvación individual. Las enseñanzas de los Maestros Ascendidos por muchos años han hablado acerca de la ascensión, centradas en la ascensión de un individuo a la vez. Y en verdad, la ascensión de vuestra individualidad es un proceso que camináis solos. Sin embargo, existe una comprensión más elevada del proceso de la ascensión.


Veis amados míos, en eras pasadas – dada la densidad del planeta Tierra y la densidad de la consciencia de la humanidad – no fue posible elevar al planeta entero a una vibración más elevada. Y por lo tanto, estuvimos centrados en elevar individualmente a una persona, de modo que como seres ascendidos en el Cielo, crearan un imán en el Cielo, que jalonara al resto de la humanidad, atrayéndolos para elevarse más alto. Esto es lo que Jesús expresó, cuando dijo: “Y sí soy elevado, atraeré a todos los hombres hacia mí.” Así amados míos, incluso en la Era de Piscis fue necesario centrarse en ayudar a aquellos, que estaban listos, a lograr sus ascensiones individuales.


Pero, en la era de Acuario existe una meta más elevada que puede ser lograda, sí suficientes personas escuchan las enseñanzas de la Unidad y dedican sus vidas a manifestar esa Unidad aquí abajo. Porque como veis amados míos, cuando os interiorizáis y establecéis el flujo de la figura del ocho, que describí anteriormente, abrís las compuertas del Cielo. Y cuando desempeñáis la acción Omega, podéis bajar la acción Alfa de la Luz y utilizarla aquí abajo para construir una unidad horizontal – como lo expliqué en la forma de pensamiento para el año 2006 – donde tenéis el flujo vertical de la figura del ocho entre vosotros en encarnación y vuestro Ser Superior y las Huestes Ascendidas arriba, sin embargo también construís el flujo horizontal de la figura del ocho aquí abajo.


Y amados míos, sí una masa crítica de personas construyera el flujo vertical y horizontal de la figura del ocho – reuniéndose en una Esfera de la Unidad – entonces, no será necesario para vosotros ascender desde la Tierra, porque juntos podéis elevar la Tierra, de modo que la Tierra sea purificada y pueda traer en manifestación el Reino de Dios, el cual también llamamos la Era de Acuario de Saint Germain. Como veis amados míos, al estar juntos en una comunidad, tal como la Esfera de la Unidad, es en verdad un paso esencial en el progreso de este planeta y en la elevación de la conciencia de la humanidad. Por lo tanto, es necesario que comprendáis muchas cosas a cerca de este proceso de estar reunidos y nosotros seguramente os daremos enseñanzas que os ayudarán con esto.


Como avanzar al siguiente nivel del Sendero.


Por esto, vengo esta noche a daros una enseñanza especial, relacionada no sólo con las personas que han estado en el Summit Lighthouse, sino con las personas que han estado en cualquier organización espiritual por algún tiempo y ellas o han dejado esa organización por decepción o han sentido un cierto vacío o un cierto descontento como si fuera tiempo de trastearse. Por esto es que cuando habéis estado en el sendero espiritual por algún tiempo – y os habéis centrado en vuestra sanación y crecimiento – alcanzáis ese punto crítico – que tanto Jesús y Madre María han explicado en las páginas Web y en el nuevo libro de la Madre María – donde vosotros simplemente no podéis crecer más al centraros sólo en vuestro crecimiento personal.


La única forma de crecer más allá de ese punto es cambiar vuestro centro de atención y esforzarse por ayudar a los demás. Amados míos, para muchos estudiantes espirituales sinceros esto puede ser un desafío muy difícil, porque han estado centrados en su propio crecimiento por un largo tiempo. Muchos de ellos han estado centrados en un enfoque específico para salvar el planeta o servir a los Maestros Ascendidos. Y cuando habéis estado centrados en un enfoque por un largo tiempo, virtualmente es inevitable que vuestro ego se las arregle para levantar ciertas barreras alrededor de vuestra mente, que causan una cierta rigidez. Os sentís cómodos con vuestro enfoque y ahora es difícil soltar ese sentimiento de que habéis conseguido una cierta madurez en el sendero, que conocéis vuestro alrededor, que tenéis un sentido de comodidad y quizás incluso un sentido de seguridad.


Esto es algo que veis en cada organización religiosa o espiritual que encontráis en este planeta. Veis, amados míos, que muchas personas han servido incansablemente y con gran fervor por mucho tiempo y han logrado una posición de liderazgo. Y ahora – de repente – aparece una cierta comodidad o rigidez y de repente el ego se las arregla para convencer a las personas que es más importante mantener la posición actual en la organización externa que volver a -comprometerse a avanzar, a tomar el siguiente nivel del sendero espiritual, de modo que, puedan elevarse a un nivel completamente nuevo.


El peligro de sentirse cómodo en el sendero.


Amados míos, por esto es que en verdad Jesús dijo. “que los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Porque mis amados, ¿qué pasa cuando aquellos que son los más experimentados, aquellos que han logrado posiciones de liderazgo, se vuelven rígidos en su enfoque del sendero o en su enfoque de una enseñanza particular u de una organización? Pues bien, os diré que sucede. Su crecimiento se interrumpe.


Sin embargo, existen aquellos que no han estado en la organización por tanto tiempo y no se han vuelto rígidos y aún están comprometidos en crecer. De ese modo, ellos utilizan la enseñanza o la organización para crecer e inevitablemente llegan al punto donde comienzan a crecer más allá del nivel de logro espiritual de aquellos que están en posición de liderazgo. Y así, amados míos, lo que inevitablemente pasará es que aquellos en posición de liderazgo, de repente se sienten amenazados por aquellos que han considerado que están por debajo de ellos en la jerarquía que han establecido en sus mentes.


De repente se dan cuenta que estas personas nuevas, estos arribistas, quieren más que sólo seguir pasivamente a los líderes. Y en algunos casos es verdad, que aquellos que son menos experimentados desean cumplir los deseos de sus egos o quizás ambicionan el poder de aquellos que están en posiciones de liderazgo. Y por lo tanto, en realidad ellos no son dignos de esas posiciones.


Sin embargo, debo deciros que virtualmente en cada organización de cualquier clase existe un grupo de personas que están comenzando a crecer por fuera del ego y manifiestan su Cristeidad y por lo tanto, tienen un inevitable e irrefrenable anhelo de expresar esa Cristeidad. Y así, ellos verdaderamente son los que son dignos de mantener posiciones de liderazgo o de expresar en otra forma su Cristeidad dentro de los parámetros de la organización. Y sí aquellos que tienen posiciones de liderazgo están igualmente comprometidos a manifestar y expresar su Cristeidad, no debería existir conflicto. Porque en verdad, todos encontrarán su lugar y podrán expresar su logro Crístico y su Llama Divina. Pero lo que inevitablemente sucede es que los líderes que han perdido su compromiso de crecer se sienten amenazados y así ellos buscan detener a aquellos que están creciendo en Cristeidad.


El problema más grande en las organizaciones espirituales.


Amados míos, esta es la tragedia más grande en cualquier organización espiritual – cuando este proceso llega a la cabeza y ocurre inevitablemente la confrontación. Mis amados corazones, muchos papeles han jugado ellos mismos a través de las eras; que si os los dijera literalmente os sentiríais hastiados. Os sentiríais como vomitando de disgusto al ver como el ego –una y otra vez – se las ha ingeniado para conducir a buscadores espirituales sinceros a entrar en el juego de la dualidad, de tratar de probar quien está en lo correcto y el ego de quien, es mejor que el otro.


Mis amados corazones, esto ha sucedido por tanto tiempo que nosotros los de las Huestes Ascendidas sencillamente ya estamos hastiados de esto. Hemos dicho: “Hasta aquí y no más. Es hora de que establezcamos una organización, un movimiento en este planeta, donde estos juegos del ego no puedan por más tiempo destruir la organización y destruir a aquellos que sinceramente están siguiendo el sendero.” Por lo tanto, preguntamos a aquellos de vosotros que estáis abiertos a esta nueva dispensación, aquellos que están abiertos a la Esfera de la Unidad de Maitreya, a comprometeros a vencer estos juegos del ego, primero en vosotros mismos y después esforzaros por ayudar a los demás a vencerlos.


Amados míos, ahora hablo severamente porque en verdad vengo como la fuerza del Padre, la fuerza del Buda, para traeros en alineación con la Voluntad superior de vuestro propio ser y haceros ver que vosotros también estáis cansados de estos juegos del ego. En muchas encarnaciones anteriores habéis estado involucrados con movimientos espirituales. Os habéis esforzado sinceramente, sólo para ver al final vuestros esfuerzos rotos y vuestras perlas arrojadas a los cerdos, donde fueron devoradas por aquellos que estaban tan atrapados en los juegos del ego que no les permitían dejarlos.


También vosotros habéis llegado a un punto donde habéis dicho: “Hasta aquí y no más” y es por esto que estáis donde estáis hoy en conciencia. Sin embargo, sé que hay algunos de vosotros que no estáis todavía abiertos a las enseñanzas que estamos dando porque también habéis sido heridos y no habéis sido tomados en cuenta. Y habéis tomado esas heridas de una forma personal, os habéis atado a esas heridas, de tal forma que no estáis dispuestos a dejarlas. No estáis dispuestos a realinearos con la Voluntad Superior del Padre que dice: “Mi hijo(a) es hora de volver a casa. Es tiempo de no jugar más en la arena. Es tiempo de dejar de meter la cabeza en la arena, sólo levantaos, poneos de pie firmemente y sed quienes sois. ¡Elevaos más alto! Dejad estas viejas heridas, dejad esos viejos dolores y daos cuenta que fuisteis heridos por otros porque ellos estaban atrapados por el ego y vosotros permitisteis ser heridos porque estabais atrapados por el ego.”


Y así la única solución es que alguien se salga del juego del ego. Y mis amados corazones, os estoy llamando a ser esa persona que se salga del juego del ego para que os volváis a comprometer con el verdadero sendero, el Sendero de la Unidad. Mis amados corazones, esto en verdad, es lo que deseamos ver en los años venideros. Por esto, es que a Maitreya le fue otorgada esta dispensación de la Esfera de la Unidad, la cual debo deciros es una gran dispensación, si tenéis en cuenta lo que está sucediendo en este planeta en este momento, en tantas áreas donde a los juegos del ego se les permite correr campantemente, incluso, al punto de que las personas están dispuestas a matar a millones de personas para probar que su religión o su ideología es la correcta.


Os ofrezco una oferta, una concesión especial. Mis amados corazones, vosotros sois nuestra mejor esperanza para cambiar esta situación, estableciendo una Esfera de la Unidad que puede servir como un ejemplo para todos aquellos que están anhelando ver este planeta elevarse por encima de los juegos dualísticos del ego y manifestar el Reino de Dios, la Sangha del Buda, el Círculo de la Unidad, la unidad del Cuerpo de Dios, el Cuerpo del Cristo. Por lo tanto, yo, Gautama, os felicito por vuestros esfuerzos para estar juntos en esta reunión. Felicito a todos aquellos que estarán despiertos al llamado de la Esfera de la Unidad de Maitreya, tanto en este momento como en el futuro. Os felicito por llegar al punto de reconocer que existe, en verdad, una gran misión esperando por vosotros, que no es específica de ninguna religión particular sino que trasciende todas las religiones externas. Porque en verdad, los miembros de cualquier religión o los que no tienen religión son igualmente bienvenidos a la Esfera de la Unidad de Maitreya – cuando ellos se hayan comprometido con el sendero de la Unidad.


Por lo tanto, yo, Gautama vengo a ofrecer a aquellos de vosotros que estáis aquí una concesión. Si me permitís, anclaré una cierta porción de la Paz del Buda en vuestro Chakra de la Coronilla, donde permanecerá por tanto tiempo como estéis comprometidos con el sendero de vencer vuestras ataduras. Por lo tanto, siempre que estéis enfrentando una situación difícil o una herida difícil en vuestra psicología, os pido que visualicéis que estáis sentados como el Buda en vuestro Chakra de la Coronilla, que vuestro Chakra de la Coronilla se abre como la flor de loto y que veis mi presencia descendiendo sobre vosotros, de modo que el Buda en mí y la naturaleza del Buda que está en vosotros se conviertan en Uno. Esto os dará paz y un re-alineamiento con vuestra Presencia YO SOY.


Entonces, amados míos, vengo a sellar esta porción de esta conferencia en Colombia, donde muchos de vosotros habéis demostrado una buena voluntad de moveros, de avanzar, una buena voluntad de expresar vuestra Cristeidad, vuestro Poder Divino, donde muchos de vosotros estáis cerca de manifestar vuestra Cristeidad, incluso para algunos vuestra Budeidad y sólo necesitáis mover el dial de la conciencia y reconocer vuestras ataduras sin ningún orgullo o pretensión del ego, sino simplemente en el realismo del Padre quien, cuando os abrís a la posibilidad de que podéis ser dignos de esto, en verdad dirá a vosotros: “Este es mi amado Hijo o Hija en quien me complazco.”


Entonces, yo, Gautama, os sello en el amor de Alfa y Omega. Os sello en el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo y de la Madre Divina y os sello en la Paz del Buda.