lunes, 15 de noviembre de 2010

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE EL ALMA Y LA PSIQUE?

EXTRACTO TOMADO DE LA CARTA 7 DE CRISTO.


Tú tienes, en el núcleo de tu ser; a tu alma que es la Realidad Divina, la Inteligencia Divina, y el Amor Divino; con su poderoso Impulso Divino para crear, crecer, alimentar, nutrir, sanar, proteger, satisfacer toda necesidad, dentro de un sistema de perfecta ley y orden. Esta es la Realidad que es tu alma.

Por lo tanto, cuando hayas superado los impulsos del ego e invitado al ALMA a mantener dominio sobre tus pensamientos y sentimientos, estarás impulsado a expresar todos los Impulsos Divinos arriba descritos. Serás poseído por un deseo de únicamente promocionar el bien más alto de todos los seres vivos y del Universo en sí. Te habrás convertido en un verdadero mensajero de la Consciencia Divina, expresando todas Sus cualidades del Ser.

Hasta aquel momento de la re-unificación del alma con la Consciencia Divina, la psique ocupa los rincones más hondos de tu consciencia humana y saca su conocimiento de tu alma. Es el instinto oculto que está dentro de ti que sabe lo que está bien o mal.

El ego también se forma en el momento de tu concepción. Mientras se desarrolla el niño, el ego empieza a hacerse sentir. Es el cimiento de tu yo humano que te da individualidad. Es la energía de tu consciencia humana. Te hace único y distinto a todos los demás. Con el fin de conservar tu individualidad, el ego debe protegerte del ataque exterior de cualquier índole, y debe darte lo que necesitas para prosperar, florecer, crecer y estar feliz. Esto es Divinamente ordenado y no debe tratarse con desprecio. El ego constituye un núcleo de consciencia de creación, desarrollo y crecimiento, importante y muy necesario. El ego es gobernado exclusivamente por la corriente eléctrica de la conciencia de actividad, el impulso en movimiento continuo, que está presente en todos los seres vivos, incluso en las plantas que se giran y muestran sus hojas para buscar el sol de la mejor manera. Esto es un movimiento que se concibe en el campo eléctrico de una constante actividad y en el campo emocional es adhesión y deseo, en la conciencia de la planta que permite que la planta crezca y disfrute del calor del sol. El ego en todo ser vivo es únicamente el asiento de la conciencia terrenal. De ninguna manera asemeja la Realidad Divina que constituye el alma. El impulso del ego, es el impulso que se dirige exclusivamente a conseguir lo que quiere para hacer que la entidad individual sea feliz y para protegerlo del ataque, para asegurar su supervivencia, y pisoteará otras entidades o especies para lograr sus propósitos. Este pertenece únicamente a la dimensión terrenal. Esta ego –fuerza; es activa dentro de todos los seres vivos desde la más pequeña ameba hasta el rey más poderoso. Se podría llamar al Impulso del Ego, el protector y el dictador del Universo vivo.

Es aquí que la mayoría de las personas del mundo de hoy, se confunden al contemplar la posibilidad de la existencia de un Dios. Analizan las actividades de diversas especies, impulsados por la conciencia-del ego, uno alimentándose de otro para su sustento, y estas personas deciden que este salvajismo debe ser el trabajo del Creador. ¿Cómo, entonces, puede ser el Creador un Dios de Amor? Esto es uno de los malentendidos y creencias que me gustaría deshacer. Es mi propósito que todo el mundo se de cuenta de que: el Universo entero tiene, en su núcleo básico y cimiento de todas las cosas la Fuerza de Vida Divina, que inspira y respira a través de toda la creación. Ello es el poderoso Equilibrio oculto, desde el cual, se han tomado el ser y la forma todas las cosas.

El Ego es la herramienta de la Creatividad Divina para producir la individualidad de la UNIDAD DE SU PROPIO SER. Lo que estoy a punto de decir será muy discutido por vuestros científicos – sin embargo, estoy a punto de referirme a las almas de aquellos seres terrenales cuyo intelecto está lo suficientemente evolucionado como para debatir y decidir sobre las mejores medidas a tomar e, incluso con comprensión parcial, a responder intuitivamente y de manera inteligente lo que le está ocurriendo respeto al medio ambiente. Estas entidades de todas las especies más avanzadas son los genios de su especie. No juzgues el desarrollo interior de ninguna especie, humano u otra, por su cuerpo físico exterior. Todas las cosas vivas son individualizaciones de la misma Vida Divina.

Algunas psiques son capaces, por su campo mental/emocional cada vez más espiritualizado, de escudriñar la conciencia egocéntrica y emprender actos amables, humanitarios que únicamente pueden proceder de los impulsos del alma, que se extraen de la Realidad Divina. Por lo tanto el mayor respeto y consideración debe proporcionarse a todos los seres vivos.

Donde la especie haya evolucionado hasta el punto de formular ideas y pensamientos claros y de expresarlos en sonidos y palabras, - y que el desarrollo espiritual de la psique pueda penetrar la conciencia egocéntrica – la psique empieza a cuestionar: ¿Esto es todo lo que hay en la vida? ¿Cuáles son los propósitos de la vida? Cuando esto ocurre, el alma empieza a convencer a la psique, con una necesidad urgente de querer alcanzar a su Fuente de Ser, que sabe por instinto que existe y que es su verdadero hogar y lugar de descanso. El continuo anhelo aunque oculto, del alma para reunirse con su Fuente de Ser ya es sentido por la psique.

Si hay personas que nunca alcanzan este desarrollo vital en sus vidas, es porque los procesos mental/emocionales de su ego están tan fuertemente orientados al ejercicio de la inteligencia y de la razón, que cuando otras personas hacen preguntas tales como; ¿Cómo empezó la vida?, ¿Existe Dios?, ¿Cómo ha sido diseñado y creado tal universo tan maravilloso? El ego del que no busca y del incrédulo es consciente únicamente de su propia omnipotencia, y se propone refutar que haya alguna dimensión más alta, desde la cual la tierra podría haber tomado forma. Da razones en contra de la voz del alma transmitida por la psique, y con cada argumento se encierra más firmemente dentro de las percepciones del mundo visible y material, que representan su única seguridad. Por lo tanto, el alma se queda encadenada dentro de las ataduras electro/magnéticas mental/emocionales del ego y la mente humana se convence, de que no hay alma y que la dimensión terrenal de la existencia y la fuerza de la vida física, son las únicas realidades. Si la mente de tales personas está decidida a rechazar a cualquier susurro inspirador de la psique/alma, el cuerpo sufre pequeños malestares, las relaciones son crispadas y la vida en general sufre estrés; puede estar seguido por una enfermedad. Esto es porque tal persona se alimenta únicamente de los recursos limitados de energía, sacados del alimento que lleva a la boca. Esta energía procede de un proceso químico y no de la Fuente de toda Vida.

Aunque te hayas tomado la vida inicialmente desde la Realidad Divina que te ha dado el ser, también sacas tu energía física del alimento y de los procesos digestivos que fabrican las enzimas que descomponen la comida para que tenga una forma útil que alimenta las células físicas en todo el cuerpo y mente. Esta es la vida corporal. Mucha gente vive y muere exclusivamente, de la energía derivada de sus procesos físicos. La clase y cantidad de energía que se saca de los procesos físicos, está muy afectada por los campos emocional/magnéticos y mental/eléctricos de la entidad viva.

Estos campos eléctricos y magnéticos que rodean toda cosa viva desde una ameba hasta un elefante y un ser humano, son las radiaciones del alma que es la Fuerza Vital personal, en combinación con las radiaciones de la consciencia  y conocimiento’ personal, de la actividad en continuo movimiento mental/eléctrico, de la entidad y de sus impulsos <> emocionales/magnéticos. Estos campos electro/magnéticos están profundamente afectados por todos los pensamientos y sentimientos que pasan por la mente y las emociones de la entidad. A su vez, los campos afectan profundamente los procesos físicos del cuerpo en sí. Elevan o bajan la salud del cuerpo según el estado de la conciencia personal, si está en armonía con las radiaciones de la Fuerza Vital de la Inteligencia/Amor Divino o en conflicto con ellos, debido a los impulsos egocéntricos egoístas. Una entidad triste viene abajo y muere. Una entidad feliz florece. Esto es un hecho básico de la existencia. En el análisis final, cada entidad viva se alimenta de su propio estado interior de contento o frustraciones.

Se ve la verdad de esta afirmación en el desarrollo físico y de conciencia de un bebé. Un niño feliz y contento florece, se ríe fácilmente, está llena de alegría. El contacto con una madre amorosa realza el bienestar del niño. Las radiaciones amorosas y contentas de la madre al bebé, alimentan las radiaciones de conciencia del pequeño, y a su vez construyen fuerza en el cuerpecito. Al desarrollar el niño, su personalidad en desarrollo empieza a influir en las radiaciones del alma de conciencia fuerte u oscura, o que refuercen la salud del niño o la mermen.

Una persona con un fuerte sentido psíquico ve los campos electro – magnéticos volviéndose tenues, cuando un individuo o animal está siendo mermado del campo energético, aunque de momento, ni el individuo ni el animal registren enfermedad física. Puede pasar un día antes de que el cuerpo en sí empiece a manifestar la disminución de la energía de conciencia, en alguna forma de agotamiento o de enfermedad.

Tenéis en la Tierra, personas que han desarrollado máquinas para grabar este fenómeno, y en años venideros, esto será un método reconocido para diagnosticar y tratar una enfermedad que se aproxime. Lo que es más, conforme vaya evolucionando la tecnología espiritual/científico, el estado exacto mental/emocional que es responsable de la disminución física, primero será revelado bajo hipnosis y grabado electrónicamente en frecuencias vibratorias en pantallas. Esto será seguido por una investigación electrónica, que representará las frecuencias vibratorias de diversas partes del cuerpo en pantallas similares. Este proceso implicará cambios de color, puesto que cada patrón de conciencia primero se manifiesta tanto en frecuencias vibratorias, como en color. Al comparar las frecuencias vibratorias mental/emocionales, con las frecuencias vibratorias de las partes del cuerpo, el órgano mermado de energía, junto con la causa mental/emocional será identificado.

Los psiquiatras ya no hurgarán en las experiencias pasadas, sondeando, encasillando, afirmando los posibles orígenes o causas de los trastornos mentales/emocionales/físicos, y luego aportando racionalizaciones humanas con las cuales combatirlos.

La verdad del estado espiritual del <> se revelará con claridad y constituirá la base de la instrucción necesaria, y el trabajo mental meditativo, que ha de hacerse y que le permitirá recobrar la salud, vitalidad, nuevas perspectivas y metas, y una capacidad más profunda de amor incondicional.

Naturalmente, ya no se utilizarán las drogas para elevar las radiaciones de la conciencia del sufridor, puesto que la disminución de la Vida Divina – la energía del alma, es la responsable de la enfermedad. A él o ella se le enseñará cómo elevar las frecuencias vibratorias de manera sistemática y deliberada de la zona afectada del cuerpo y cómo tratar las circunstancias personales que causan el malestar psicológico y la disminución de la energía del alma. El paciente será asistido rotundamente por el influjo de energía Divina, de las manos de aquellos que son verdaderos canales de pura vida espiritual. Con los procedimientos de revitalización, nuevas percepciones y el control de los impulsos egocéntricos, la condición física rápidamente se sanará en pocos días, si no inmediatamente.

Sin embargo, al leer estas Cartas, puedes empezar a efectuar tu propia sanación. Primordial en tu auto – tratamiento, deben ser estas instrucciones referentes a la existencia impulsora de la Realidad Divina y la manera correcta de armonizarse con ELLA, y extraer la Vida Divina en el proceso de sanación.

Cuando empiezas a extraer la Vida de la Realidad Divina por medio de tu búsqueda espiritual, haciendo preguntas, meditando, leyendo y rezando, empiezas a abrir tu psique de su sueño de conciencia – egocéntrico terrenal encerrado; atraes a tu mente y a las emociones la naturaleza de la misma Realidad Divina en sí. Todo lo que pasa por tu mente y emociones pasa a los campos electro – magnéticos que te rodean. Esto contribuye a tu fuerza. Como tus campos electro – magnéticos se energizan, por el poder que extraes de la Realidad Divina, así el poder vuelve a pasar a tu cuerpo físico y cada órgano se hace cada vez más sano y cualquier disfunción gradualmente se sana. Es vital que os acordéis de estos procesos de los campos físico/electro-magnéticos porque el conocimiento os inspirará y os animará en vuestra meditación y armonización con la Divina Realidad diaria.

Si tu búsqueda y meditación sincera se dirige hacia la VERDAD del SER y no a alguna forma religiosa terrenal o superficial, ‘espiritualidad’ espuria o a cualquier objeto material que crees que posee ‘poderes’, encontrarás que paulatinamente, se va cambiando tu propia naturaleza y empiezas a estar consciente de los demás y de sus necesidades como nunca antes. Te vuelves más empático, comprensivo, afectuoso, compasivo y de carácter más dulce. El hecho es, que las cualidades del alma de la Vida Divina, ya empiezan a controlar tus impulsos egocéntricos naturales, por la satisfacción y la auto – defensa.

Quiero avisarte de que ya habrás entrado en un tiempo nuevo y difícil, una época de conflicto entre el impulso – egocéntrico que habitualmente ha insistido en satisfacer sus deseos, quizás al coste de los demás y la psique-alma que empieza a darse cuenta que el amor es la ley y que los derechos de los otros tienen que equilibrarse con los derechos de uno mismo – el yo. Mientras la psique vaya absorbiendo cada vez más el alma; la Divina Realidad en su conciencia, el viejo impulso egocéntrico empieza a soltar su dominio y el conflicto diario interior se hace más intenso. La psique – alma, que ahora actúa a través de la mente y del corazón, descubre que está equilibrando las necesidades de los otros contra la validez de sus propias necesidades y se siente agobiada y cansada de la lucha interna sin fin de auto – cuestionarse y de auto – juzgarse. Cuando la psique alcanza este punto de percepción, esto indica que el tirón de la conciencia humana está disminuyendo hasta tal punto que el alma está acercándose y re – unificándose con la Divina Realidad. El alma reconoce por medio de la psique, que ama al AMOR DIVINO que es la Divina Realidad, más que lo que ama a cualquier cosa terrenal y que anhela estar plenamente unida con su FUENTE de SER.

Finalmente la psique se entrega a los impulsos de la conciencia ego – céntrica, a la Realidad Divina y ruega que se le permita entregar el ‘ego’ – para pasar por la muerte del <> Esto ocurre cuando la gente realmente está alcanzando la cima de su vida espiritual y normalmente necesitan un maestro espiritual para guiarlas a través de ella. Cuando esta experiencia de la maestría del ego sucede en el momento debido – de manera correcta – el alma, por medio de la psique está libre, hasta el punto de estar en contacto directamente con la Realidad Divina puesto que el continuo murmullo de la consciencia egocéntrica está callado. El tirón de la tierra ya no es primordial. La ambición egocéntrica se debilita, el deseo por posesiones personales se disuelve. Reina la paz en la mente. El alma, que ahora habla claramente a través de la psique, anhela elevar, alimentar, contribuir al crecimiento de otras almas, educar, elevar, y nutrir con comprensión y ternura sin ningún deseo de recompensa o de prestigio.

Mientras el alma se acerca cada vez más al contacto y armonía con la Divina Realidad, su única meta terrenal; es la de tratar al prójimo y a otras personas con la misma clase de interés y consideración que necesita para sí, para florecer y tener alegría. El dar resulta tan fácil como respirar y al final llega a ser un privilegio trabajar por y con otros, para la promoción de un mayor bien. Esto es el Amor Divino en acción. Sin embargo, no hay sentimiento en la Divina Realidad. La intención tras la individualización era la de permitir que la Realidad Divina en sí experimentara SU propia Naturaleza de creatividad, alegría y realización personal;

No hay comentarios: