sábado, 4 de diciembre de 2010

SAINT GERMAIN - ¿Cómo se reconoce a un espíritu afín?


¿Cómo se reconoce a un espíritu afín?

Sentiréis que el corazón se os agita. En verdad que sentiréis la vibración revolviendo la emoción, como un gran cazo en vuestra alma. Empezarán las palpitaciones en el corazón, la respiración se acelerará, vuestra energía vital pulsará a una frecuencia más alta. Lo reconoceréis de esta manera, pero no os sorprendáis si no es el amante de vuestros sueños.En ocasiones os sentiréis en un estado muy emocional, ya que las emociones se presentan para que podáis reconocerlas y abrazarlas, a todas. Os correrán las lágrimas, vuestro dolor hará acto de presencia. Serán vuestros espíritus afines que vendrán para fundirse con vosotros en vuestro cuerpo de luz. Lo que tenéis que hacer es accionar la bomba con amor, y las aguas de la vida fluirán y fluirán, y a veces os preguntaréis como cerrarlas. ¿Sabéis lo que es para siempre? Es algo que no acaba nunca: éste es un romance de la más grande naturaleza; vamos en busca del Uno y el Uno es Dios.

Cuando os desprendáis de la idea de que el espíritu afín es una entidad que os traerá felicidad y lo veáis como el resto de la humanidad (porque todos somos espíritus afines de Dios), entonces la entidad, el espíritu afín, que os permitirá la experiencia de la felicidad aparecerá (tenemos una resonancia correspondiente a una llama gemela de sexo opuesto, los demás son sólo espíritus afines).

En esta experiencia vital, entenderéis a vuestra llama gemela como una frecuencia particular de vibración. En verdad que podéis llegar a la luz y elevar esta vibración a una resonancia más elevada, pero al hacerlo expandís el horizonte de las vibraciones. No es un cambio, es una fusión. Añadir más de vuestra luz a vosotros mismos, de modo que os veis aumentados y expandidos.

Ahora bien la fusión de las esencias del espíritu afín; trae al Cristo a este planeta. La fusión sexual con vuestro espíritu afín físico se concede a aquellas entidades que la buscan en el exterior y que en verdad están desplegándose hacia la infinitud. Al intercambiar las energías físicamente apasionadas con estas entidades, estaréis intercambiándolas con vosotros, iluminándoos. La explosión, la culminación de dicho intercambio os llegará como una hermosa exhibición de fuegos artificiales, pues en verdad que se trata de la explosión de Dios, que es la comprensión de todas vuestras versiones de espectro, unidas para experimentar un éxtasis épico.Os diré que la no necesidad para la fusión física, surgirá de forma natural con el tiempo, y eso os llevará a la ascensión.

El deseo de participar con otra entidad que es vuestra esencia del alma es divino.Vuestros espíritus afines no son como vosotros, sois vosotros. Cuando sepáis de vuestro espíritu afín, se representará a sí mismo en vuestra fisiología. Hay un rubor en la mejilla, y un suspiro en el pecho, y todos estaréis representando la comprensión de los cambios fisiológicos en vosotros. Os ilumináis con el conocimiento. Al extenderos y tocaros mutuamente con el corazón, con el alma, con el amor, estáis abrazando al universo.

Vuestras llamas gemelas son las vibraciones idénticas de la vibración que emitís en vuestra personalidad del Yo en este momento. Al convertiros en el Cristo, absorbéis todas las demás frecuencias de los trece cuerpos originales de la energía de la esencia del alma. El doce ilustra las doce vibraciones del color, y el trece es la comprensión del blanco –la Unicidad-, donde los doce se funden en Uno.

El valor que se le dio a la feminidad se basó únicamente en la edad, la belleza y la capacidad sexual. Se ignoró el verdadero valor de la esencia de Dios en ella. Este sistema de valores ha creado miedo en la mujer porque no es valorada por su esencia divina; sino por lo que es superficial en su naturaleza.

Cada vez se comprende más que en la sexualidad es necesaria una conexión del corazón para fundirse en armonía. Una fusión armoniosa del Ser permite la conexión del corazón, el amor incondicional de ambos, y por ende; la penetración de la Fuente a través de ambos.La sexualidad es el medio de expresar la armonía y la reunión; la experiencia más armoniosa sobre el plano de esta Tierra, como Dios hombre, es unirse en lo físico con otra representación de vuestra propia esencia del alma, aquello que muchos han llamado espíritu afín. Al entrar en la superconciencia, en verdad que experimentaréis esto, pues la fusión en ese punto de vuestra apertura y la del plano de la Tierra sólo será con un espíritu afín; vosotros os abriréis hasta el punto en que atraeréis a vuestro espíritu afín, magnéticamente y electromagnéticamente.

Un beso es sólo las tiernas caricias de otra entidad en reconocimiento de su divinidad. Podéis besarle las mejillas, las lágrimas, el pelo, las manos, pero la respuesta más divina que podéis producir en otra entidad es cuando besáis su alma.

Vuestra masculinidad y feminidad sobre el plano y la fusión resultante no es un juego de poder por la supremacía del amor. En verdad es el complemento mutuo en la unión divina del amor supremo. La masculinidad y la feminidad no son sólo vuestra encarnación física. No son cuerpos. Son esencias. El Sol es una esencia masculina y la Tierra es una esencia femenina.Penetrar en la esencia del alma, en el corazón y el núcleo de una esencia, de un alma, está convirtiéndose en la realidad entendida que es la superconciencia, el cielo en la Tierra. La fusión del varón y de la mujer es la llave que entra en la cerradura y abre las puertas del reino de los cielos. El reino de los cielos en la Tierra. Es la comprensión del amor supremo y divino en la Tierra, la pasión de la vida exhibida en cada momento en el interior, es la experiencia de la unión estática y la nueva vida sobre el plano del gozo, el resplandor, la resonancia y el brillo de Dios entendido, de la belleza y el esplandor en cada magnífica célula de vuestro ser. En verdad que esa es la experiencia que conoceréis.

Cuando la Fuente divina o el Padre, emitió la contemplación se sí mismo, decidió y deseo más experiencia y expansión en un campo que era físico en naturaleza, y más denso, más centrado. Con el fin de conseguirlo, creó trece cuerpos de esencia del alma. Al hacerlo, no hubo diferencia en género. No hubo ni hombre ni mujer. Tampoco personalidad. Sencillamente era un cuerpo amorfo de energía. Al fragmentarse para experimentar lo físico; adquirió el conocimiento del varón-mujer y cada uno de vosotros pertenece a uno de los trece, aunque todos ellos pertenecen a la Fuente o al Padre, y la fusión con lo que se llama ascensión.

Aquello que es la esencia del espíritu afín, no está necesariamente en este plano, aunque bien podría estarlo. No es necesario fundirse con él en lo físico. En cualquier caso la fusión tendrá lugar automáticamente, y cuando la fusión física ocurra, si es que así sucede no se parecerá a nada que vosotros hayáis experimentado hasta ahora. Se experimentará en cuarta densidad. Os diré esto: La fusión física en la superconciencia sólo será con un espíritu afín, y será una celebración de todos los tiempos. Será la esencia del alma ecendiéndose en comunión y en amor expresado mutuamente.

Hay 2.135 grupos del alma sobre la Tierra en este tiempo. Cada grupo tiene 144.000 mónadas, cada mónada tiene 12 almas gemelas y de cada una de estas doce salen hasta doce extensiones más. Un grupo repartido en la dualidad de varón y hembra que pueden entrar en la tercera forma dimensional. Usted, como varón o hembra, es esa parte del Dios, que es uno con todos es decir; puede experimentar individualmente, toda la creación en su diversidad y maravilla. Aquellos a quienes ustedes llaman compañeros del alma, son los seres que tienen acuerdos con usted, que le van a enseñar y serán enseñados por usted. Hay diversidad de lecciones en esta dimensión, abajo con la ilusión de lo que llamamos tiempo.

El propósito de la dualidad es el de entender la luz y la oscuridad en la plenitud de la creación. Usted, como individuo, tiene su parte de Dios, como luz y oscuridad. Usted elige lo que usted experimentará en cada momento. Su vida refleja esas opciones. Las llamas gemelas son la división original de la mónada en hombre y mujer, desde que usted descendió de la mónada. Mientras que los miembros de un grupo de almas de la misma mónada tienen mayor luz en su maestría del recuerdo, lo que contribuye a que el alma agrupe mayor luz en su maestría del recuerdo. Es mi deseo querido que esta información traiga una mayor comprensión en su memoria.

Las llamas gemelas siempre pueden conectar en el ámbito espiritual porque están unidas por lazos de amor y cordones de energía. Además estas conexiones, os ayuda a aumentar vuestra propia vibración personal y a sincronizaros con las frecuencias de vuestros compañeros de alma.

Vuestra llama gemela es vuestro mismo cuerpo de energía con una frecuencia idéntica a la vuestra. Pero también teneis espíritus afines de ambos sexos, con cuerpos diferentes de energía que resuenan hacia sus correspondientes frecuencias.

Cuando Dios, el principio Madre y Padre, se expandió, se dividió en trece cuerpos de energía del alma. El número trece representa el Todo en lo físico. En ese punto surgió en principio hombre y mujer. Toda la energía del conjunto de la creación se dividió en masculina y femenina. Dentro del cuerpo de energía del hombre hay multitud de frecuencias y esencias del alma, entidades completas en sí mismas. Lo mismo ocurre con la mujer. Existen dos espíritus afines en la comprensión de la esencia de la energía del alma masculina y femenina, pero dentro del hombre y de la mujer hay muchos espíritus afines. Las frecuencias idénticas que existen en conjuntos opuestos de energía, las llamamos llamas gemelas, pero no siempre están encarnadas en la misma época.

Generalmente, estas llamas gemelas de sexo opuesto, siempre regresan a nuestras vidas porque encarnan más o menos en la misma época. A no ser que sean espíritus afines que han encarnado como madre e hijo, o como padre e hija. Lo ideal es que las parejas sean contemporáneas, pertenezcan a la misma generación, ya que no tendremos el mismo tipo de relación, si la encontramos de los veinte a los treinta que si la encontramos de los cincuenta a los sesenta. Si alguna alma del grupo muriera al nacer o no le fuera posible encarnarse, cuidaría de las otras como si fuera un ángel. Encontrar al alma gemela que está destinada para acompañarnos toda la vida, es una experiencia que todos anhelamos tener, que requiere un compromiso y para la que debemos de estar preparados, haciendo un trabajo de liberación y otro de atracción.

La única forma de aceptar al alma gemela incondicionalmente, es prescindir del hábito de juzgar y limpiar nuestro cuerpo mental de ideas preconcebidas acerca de la pareja ideal, sin olvidar que uno de los objetivos de la unión con la alma gemela es la “evolución”. Este tipo de relación, merece que ambas personas sean los mejores amigos, compañeros, amantes y confidentes. Después de todo, es un asunto serio.

Otras cualidades que debemos esperar del alma gemela, es que sea una persona de sentimientos nobles, estable, respetuosa, compatible, con nuestros mismos valores, fiel, cariñosa, digna de confianza, comprensiva, alegre, independiente, que nos guste y que nos considere como su alma gemela.

Para curar nuestro cuerpo emocional de heridas y bloqueos en los chakras, es necesario pedirles a los ángeles que nos liberen de los cordones de energía que tengamos enrollados a nuestro alrededor. Nos liberamos de estos, girando en sentido contrario a las agujas del reloj. Los cordones son producto de nuestras relaciones anteriores y debemos deshacernos de los que nos mantienen conectados con personas que nos producen sentimientos dolorosos e inarmoniosos. Así esta energía que ha estado comprometida con aquellos que están desalineados, estará de nuevo disponible para atraer al ser amado, porque entre más energía vital acumulemos, estaremos menos fraccionados, en el momento de permitirles a los ángeles que nos conduzcan hacia un punto de encuentro con el ser amado. También podemos pedirles que dejen atados a nuestro corazón, los cordones que nos mantienen unidos a aquellas personas que nos envían amor y luz. Un cordón cósmico está formado por hilos de energía entretejidos entre sí. Conectan los corazones de dos personas y fluye desde los ángeles hasta los chakras del corazón de ambos, para que así puedan enviarse energía mutuamente.

Desde que encarnamos en la tercera dimensión, tenemos un cordón azul platino, que nos unía a nuestra llama gemela; desde el chakra corona por donde recibimos más energía y un cordón blanco anudado, desde el chakra del corazón por donde recibimos más amor. Estemos atados corazón con corazón, y se generan anillos de luz a nuestro alrededor, que se van recogiendo hasta que estemos el uno al lado del otro. Podremos enviar amor al rayo gemela y recibirlo, ambos recibiremos el amor divino que nos reconforta.

El reconocimiento entre las llamas gemelas suele producirse de forma natural e intuitiva, gracias a la sabiduría del corazón. Si dos espíritus afines tienen un hijo, este será un ser de luz y traerá el Cristo a la Tierra. Si dos llamas gemelas se han amado y han tenido que separarse, las relaciones posteriores no les darán la misma satisfacción porque han experimentado la alineación y la sintonía con el Todo, al unir sus vibraciones idénticas y sus personalidades, encarnando cada una el principio del amor, fundiéndose ambas más y más en un solo espíritu resplandeciente con el mismo fulgor. Uno se ha convertido en la fuerza y el amor del otro porque se ha producido el milagro, ya sea en la tercera o en la cuarta dimensión, pues en está última es donde se unen más almas gemelas. Entre los espíritus afines no hay límites ni fronteras porque todos son Uno y dentro de esta comprensión ilimitada, el destino no está grabado en piedra y se puede cambiar a felicidad que no está en la relación o en el exterior, sino en nuestro interior porque cuando amamos a alguien, lo que realmente amamos es lo que esa persona refleja o ejemplifica de nosotros mismos.

Así como tenemos primos consanguíneos de primer grado que serían las llamas gemelas, también tenemos primos lejanos que serían los espíritus afines; una constelación de personas que forma una especie de cuerpo del alma.

Cuando en verdad ustedes son ilimitados, están fusionados y son uno con el vacío y adquieren conocimiento de todo; no conocen ninguna separación, pues todo es reflector de ustedes. Dentro de cada uno de los trece, existen miles. Al acoplar la energía hacia ustedes, todos se fundirán con amor hasta volver a ser el Uno, y luego este Uno se fusionará con los otros trece (la Fuente). Entonces saldrán al vacío. Ello forma parte de la progresión de la quinta y sexta densidades. Pueden hacerlo en un momento. No consume nada de tiempo, pues el tiempo no existe en esta dimensión. Aquello que es la esencia del espíritu afín no está necesariamente en este plano, aunque bien podría estarlo. No es necesariamente fundirse con él en lo físico. En cualquier caso, la fusión tendrá lugar automáticamente, y cuando la fusión física ocurra, si es que así sucede, entonces no se parecerá a nada que hayan experimentado hasta ahora.

Con algunas entidades se produce un acontecimiento esporádico de colapso interior cuando no desean avanzar hacia la alineación con el resto de la esencia del alma (espíritus afines). Cuando ello sucede, es como si te faltara una extremidad. Sin embargo, es bastante posible (no hay nada que no sea posible) avanzar hacia Todo-Lo-Que-Es sin ese electro en particular que estuvo involucrado en un colapso hacia adentro (espíritu afín rezagado) no es imposible que avance y se funda.

Somos Seres Soberanos; en verdad que el júbilo no radica fuera; en ninguna experiencia, éxito o relación con una entidad, o con los hijos, pues eso significa perder la soberanía. No se la deis a ninguna otra entidad para que tengan soberanía sobre vosotros.

En verdad que sois todos brillantes en vuestras esencias. Pero aún no percibís vuestro brillo, vuestra iluminación bajo los cielos que llamáis vuestro plano de la Tierra. Y venis aquí a este espejo para poder entender qué es la libertad, ejemplificada, personificada, ser un dios libre. ¿Qué es la libertad? ¿No tener limitaciones? No tener limitaciones, esa es la percepción limitada de la libertad. Os diré que
hay un gran pájaro que vuela en belleza y explendor magníficos; el águila, símbolo de libertad.

Ahora bien, ese pájaro conoce las limitaciones, los límites, las barreras de la Tierra, el agua y las montañas. Ciertamente percibe esas limitaciones para experimentarlas y amarlas. Por ende, tiene libertad para surcar los aires con gozo y jubilo. Es el capitán de los cielos ¿por qué? porque entiende, ama y permite las barreras, de modo que no es falta de limitación. Es conocer, comprender y abrazar la limitación. Ese es el entendimiento ilimitado de la libertad. Lo exterior es siempre el espejo de lo que hay aquí adentro. Si experimentais limitaciones y barreras es porque no las habéis abrazado en vuestro interior.

Cuanto más cerca llegáis a la cima, más se aproximan los diferentes senderos para llegar a ella. En la cumbre convergen. Entonces percibimos miles de caminos y entendeos la validez de cada uno en el gozo y la magnificencia de nuestro propio Ser. Cada uno es el sendero hacia la libertad. Algunos son herbosos; algunos arenosos; algunos llanos y otros abruptos, más todos son hermosos porque al llegar a la cima de la montaña, ustedes entienden que es ser libre. Comprendéis que ser libre es dar al otro la soberanía y el sustento, la solidez y la estabilidad. La libertad existe en su propio conocimiento socegado y divino, no desea encontrarse en otra parte. Entiende y abraza todos los límites llamados senderos y no desea estar sin ellos.No huye de ellos, sino que se regocija, pués la libertad está compuesta de elementos separados llamados limites.

Permitamos que la experiencia llamada vida, experimente libertad en cualquier forma que cobre.Conviertanse en la montaña. Sean soberanos. Vuelvanse indulgentes. Entonces sereis libres.

Ahora bien, la libertad no huye de la responsabilidad escondiendo la cabeza en la arena, ni descarta la experiencia de vosotros aquí. Eso no es libertad. La libertad se experimenta sólo en la unión de los aspectos de la Totalidad. Cuando sois libres lo sabéis todo, lo experimentáis todo, lo abrazáis todo. No existen separaciones que sean invalidas, todas son maravillosas. lo abrazan todo. Cuando somos parte de todo, tenemos la libertad para operar en nuestro interior, porque entedemos los aspectos con el fin de poder fundirlos.

La esencia de Dios YO SOY en cada uno de nosotros viene a este plano para entenderse a sí misma a través de la propia separación de su Creador, por eso experimenta emoción cuando vuelve a sumergirse en la totalidad. Hay que saber si uno realmente desea ser libre. Si no sabemos si queremos ser libres, huimos de la libertad e inducimos el miedo a creer que la libertad de alguna forma nos limitaría, encadenaría, ataría, pero la libertad no lo hace, lo hacemos nosotros. La negación es miedo, es separación, es un mayor enfoque en lo físico y menor libertad de la que os hablo. Dios constantemente se refleja de vuelta a nosotros, pero no lo vemos, sin embargo nosotros somos Dios.

Muchos de vosotros deseáis estar libres de responsabilidades, y os decís; si no me estuviera ocurriendo esto, podría ser libre. Pero si no tuvierais eso; no sabrían lo que es amar incondicionalmente y dejar que otros experimenten como quieran, den a los demás la soberanía para estar confundidos si así lo desean.

Liberemos el dolor de aquellos seres que amamos y nos abandonan porque vamos a necesitar nuestra libertad y fuerza para captar más luz y amarnos más a nosotros mismos. Todos venimos aqupi a contemplar la esencia del alma del otro y a percibir a Dios, a respetar la limitada percepción que tenemos en lo físico y a liberarla en el Todo Lo Que Es. La libertad es fusión, no es cortar las cadenas, no es romper los lazos sino amarlos y trasmutarlos. Si no tuviéramos límites, no tendríamos mar ni montañas. No vivimos en la piel del otro, estamos separados y unidos en la Totalidad. La libertad es la unión con el todo, con todos los aspectos, con toda la vida. Eso es libertad.



Les deseo Amor y Luz Saint Germain.

No hay comentarios: