jueves, 17 de marzo de 2011

LOS TRES REINOS SEGÚN LAS CORRIENTES DE VIDA.

Los seres humanos pertenecen al reino angélico si son amorosos, al reino humano o esencial si son sabios y al reino elemental si son creativos. Los seres esenciales se desarrollan en Maestros Ascendidos, los ángeles en Arcángeles y los elementales en devas y finalmente Elohim.

En el Cosmos, hay tres energías primarias:


1. La Energía Creadora está generada y representada por la Corriente Evolutiva Elohínica. Es azul radiante, su principal latido consiste en crear la materia en el Microcosmos y el Macrocosmos. Se trata de una energía inerte o pasiva, básica y fundamental. La voluntad sostiene el patrón luz. Los trabajos correspondientes a esta línea evolutiva son, ingenieros, arquitectos, constructores, albañiles, herreros, carpinteros, horticultores, fabricantes, electricistas, mecánicos, informáticos, etc.


2. La Energía Amorosa Vibratoria corresponde a la Corriente Angélica que la origina y representa. Es de color rosado, su principal labor consiste en dar movimiento a la materia creada con objeto de lograr el cese de sus funciones que son de pasividad o inercia. Toda criatura que reciba amor, evoluciona favorablemente. Los trabajadores correspondientes a esta línea evolutiva son; médicos, dentistas, humanistas, psicólogos, maestros, profesores, bomberos, educadores, periodistas, músicos, escultores, pintores, enfermeros, etc.


3. La Energía Coordinadora contribuye a que la materia en movimiento tenga un patrón de comportamiento y un fin específico determinado. Es de color amarillo y está generada y representada por la Corriente Humana. Si el Cristo habla internamente, es como representante de la Energía Coordinadora, lo cual mucho se precisa. Los trabajadores correspondientes a esta línea evolutiva son: abogados, planificadores, directores, jueces, diplomáticos, dirigentes, etc.


Visualicen un átomo formado por un núcleo (protón) y un electrón. Cuando la Energía Creadora inicia su labor o función, origina los componentes del átomo. La Energía Amorosa Vibratoria pone en movimiento los componentes y el electrón comienza a moverse rítmicamente. Al intervenir la Energía Coordinadora hace que los átomos en movimiento se fusionen.


La palabra «Elohim» (plural, del hebreo «Eloah», Dios) es uno de los nombres hebreos de Dios, o de los dioses; se utiliza en el Antiguo Testamento cerca de 2.500 veces, con el significado de «Poderoso» o «Fuerte». Elohim es un nombre uni-plural que alude a las llamas gemelas de la Deidad que comprenden la «Divinidad Plural». Al hablar específicamente de la mitad masculina o femenina, la forma en plural se conserva debido a la comprensión de que una mitad de la Totalidad Divina contiene y es el Ser andrógino (la Divinidad Plural). Los Siete Poderosos Elohim y sus contrapartes femeninas son los constructores de la forma; por lo tanto, Elohim es el nombre de Dios usado en el primer verso de la Biblia:«En el principio Dios creó el cielo y la tierra». Bajo los Elohim sirven directamente los cuatro seres de los elementos, «las Cuatro Fuerzas Cósmicas», que tienen dominio sobre los elementales: los gnomos, las salamandras, las sílfides, y las ondinas.



Los Siete Poderosos Elohim son los «siete Espíritus de Dios» nombrado en el Apocalipsis y las «estrellas de la mañana» que cantaron juntas en el principio, cuando el SEÑOR las reveló a su siervo Job. Hay también cinco Elohim que rodean el núcleo de fuego blanco del Gran Sol Central.


En el orden de la jerarquía, los Elohim y los Seres Cósmicos mantienen la vibración de la Luz más alta que podemos comprender en nuestro estado de evolución. Elohim en hebreo significa el poder más alto. Representan (con los cuatro elementos de la naturaleza, sus consortes, y los elementales) a los constructores de la forma y al poder del Padre como Creador (rayo azul).




Los siete Chohanes de los rayos y todos los Maestros Ascendidos, junto con los hijos e hijas no ascendidos de Dios, representan la sabiduría de la Ley del Logos bajo el cargo del Hijo (rayo amarillo). Estos reinos (Elohim, Arcángeles, y Maestros Ascendidos) trabajando en equilibrio, transmitiendo, las energías de la Trinidad de Dios y reduciendo su intensidad en los planos más densos.


Los Elohim del primer rayo son Hércules y Amazonia. Hércules es el primer representante de Dios que puede estar parado entre la humanidad y disolver su karma. Nos dan protección y voluntad para disolver los malos hábitos.


Los Elohim del segundo rayo, Apolo y Lumina, traen la energía de la sabiduría. Nos ayudan a centráramos en la aceleración de nuestra unión con la Amada Presencia y el con Yo Superior - Ayudan a los niños de la luz que viven en la Tierra.


Los Elohim del tercer rayo son Heros y Amora, vienen ha ayudarnos, derrotando todas las fuerzas del anti-amor que se oponen a la unión de los rayos gemelos y a nuestra unión con nuestro Yo más alto.


Los Elohim del cuarto rayo son Astrea y Claridad (Pureza) nos ayudan en nuestra Aacensión. Vienen a la acción con su círculo y espada de la llama azul en respuesta a nuestra llamada. El círculo y la espada de la llama azul es una herramienta extremadamente de gran alcance para nuestro crecimiento espiritual y se puede invocar para cercar contra la oscuridad a nuestros cuatro cuerpos inferiores.


Los Elohim del quinto rayo son Cyclopea (Vista) y Virginia asisten a la humanidad y a los elementales que son los constructores de la forma, para precipitar la abundancia de Dios. Pueden ayudarnos a centrarnos en nuestro modelo divino, para realizar sanaciones, mejorar la economía, la música, la ciencia, la tecnología, incluyendo la ingeniería genética y la reproducción, controlar la guerra bacteriológica, separarse de virus y de microbios y bacterias dañinos.


Los Elohim del sexto rayo son Paz y Aloha nos ayudan con las necesidades del momento y a centrarnos en la paz y la fraternidad y a luchar contra las fuerzas contrarias a la armonía de nuestro planeta.


Los Elohim del séptimo rayo son Arcturus y Diana, ellos traen la llama violeta para invocaciones y rituales, y su energía de la transmutación. Pueden ayudarnos a enfocar esta llama violeta curativa contra la contaminación física, emocional, mental y etérea, y todo el que se opone al alma individual en su relación con Dios.



La Vida Una y Omnipresente no sólo penetra sino que es la esencia de cada átomo de la Materia y por tanto, apenas tiene correspondencia con la Materia aunque posea también todas sus propiedades. En la concepción Esotérica, la Materia no es apenas la Sustancia física que nuestros sentidos aprehenden y que las ciencias experimentales estudian, puesto que existen niveles de sustancia más sutiles, en una jerarquía septenaria de Planos. Existe, por ejemplo, sustancia o materia del Plano Mental. En todos los planos existen los dos polos, Espíritu y Materia interrelacionados, aunque en diferentes condiciones y peso relativo.



Cada uno de los Chohans de los Rayos son Inteligencias Divinas, Potencias creadoras que integran colectivamente el Logos, el Verbo Creador del Pensamiento Divino, el agente de las leyes divinas colaborando en la construcción, sostenimiento y dirección de todo el Universo de cada una de sus formas, de cada uno de sus átomos. Así, todas las entidades, en su propio Plano de raíz divina se integran a una de las grandes Jerarquías Creadoras, en el que se incluye el Reino Humano. El Universo existe temporalmente en el Pensamiento Divino, pero se va ejecutando en un largo devenir, a través del concurso de todas las unidades de vida divinas, las realidades íntimas de todas las existencias que van avanzando, en grados cada vez más elevados, por medio de la activación de su inteligencia creadora latente.


A medida que aprendemos a tener contacto con nuestro YO SUPERIOR, nos purificamos y transcendemos el karma personal y colectivo, estamos mejor alineados a través del eje vertical del nuestros siete chakras, y a su vez estamos adquiriendo un nivel de conciencia superior al absorber las virtudes de cada uno de estos chakras o estados de conciencia, al abrazar todas nuestras parte y convertirnos en uno con Entonces nos sentimos más comprometidos con la luz, con la conciencia colectiva superior y con el DIOS-DIOSA TODO LO QUE ES; que significa ser Uno con la Divinidad hasta que llegamos a personificar la Presencia de nuestro Santo Ser Crístico y nos convertimos en un Maestro Ascendido.


CHOHANES Y CUALIDADES DE CADA RAYO


RAYO Color Azul - . Maestro Ascendido EL Morya - Rayo de la voluntad, la fe y la energía creadora.


RAYO Color Amarillo – Maestro Ascendido Lanto – Rayo de la iluminación, la sabiduría y la energía coordinadora.


RAYO Color Violeta – Maestro Ascendido Saint Germain – Rayo de la libertad, la misericordia, el perdón y la energía transmutadota.


RAYO Color Verde - Maestro Ascendido Hilarion – Rayo de la curación, la justicia y la energía precipitación.


RAYO Color Rosa – Maestro Ascendido Pablo el Veneciano – Rayo del amor divino y de la energía vibratoria.


RAYO Color Blanco – Maestro Ascendido Serapis Bey – Rayo de la ascensión, la disciplina, los ministerios y de la energía purificadora.


RAYO Color Naranja – Maestra Ascendida Lady Nada – Rayo de la opulencia y de la energía sanadora.



El Maestro Bartolomeo, explica que no se trata de un "salto" de una a otra dimensión, sino un aumento paulatino de la vibración de nuestra conciencia. Cuanta más espiritualidad ponemos en nuestra vida (mas conciencia de quienes somos en realidad); cuanto mas purificamos nuestros pensamientos y emociones, más vibramos en una frecuencia mas elevada. Una vez alcanzada una vibración afín a la cuarta dimensión, los hechos y personajes de la tercera van desapareciendo para nosotros y ya no nos afectan.


Aquellos que se esfuerzan en mantener esta frecuencia vibratoria elevada comienzan a sentir que literalmente "están viviendo en otro mundo", lleno de coincidencias significativas, deseos que se cumplen y fenómenos extraordinarios. Llegará un día en que no recordemos como era la vida en una tercera dimensión. Nos olvidaremos de lo que era experimentar el miedo y la falta de amor. El mundo, tal como lo conocemos, desaparecerá, dejando en su lugar otro mas luminoso y sereno. Sin embargo, no hay por que preocuparse. No despertarás un día para encontrar que todo ha desaparecido. Hasta que todas las conciencias del planeta se hayan elevado al nivel necesario como para que se produzca el pasaje dimensional, la tercera dimensión seguirá existiendo con toda su "solidez".


En el reino de los ángeles, existen esos bellos seres por legiones numerosas, como instrumentos de La Voluntad Divina para el bien de La Humanidad; pero no se dedican solo a hacer compañía a Dios, a Los Santos de La Jerarquía Celestial y a cantar y tocar instrumentos musicales, sino que realizan infinidad de servicios a nivel no visible, en ayuda del ser humano, como respuesta a oraciones e invocaciones. Son la mano derecha de La Voluntad Divina en acción, conducidos por la mano izquierda del inconmensurable Amor.


Oración a los siete Arángeles:


Miguel, Miguel, Miguel, Principie de los Arcángeles, de todos los corazones agradecidos brotan cantos de alabanza. Por tu celestial presencia todos en la tierra te adoran. Dios que vienes del Sol con todo lo que nombre implica.


Miguel, Miguel, Miguel, que los Ángeles de la Guarda de tus legiones celestiales vengan a liberarnos a todos. Purifica, ilumina y manifiesta la gloria de la perfección de la luz que nos llega.


Jodfiel y Chamuel, Gabriel y Rafael, Uriel y Zadkiel y poderosas huestes de luz. Querubines y Serafines de los reinos de la Gloria, rasgad ahora el velo que ofusca nuestra visión humana.


Benditos siete Arcángeles, os pedimos iluminación, invocamos vuestra presencia en himnos de alabanzas a vosotros.


Mantenednos consagrados en el cumplimiento del plan de Dios para que con pureza ser vuestros ministros. Amen.


Los ángeles Cupido son capaces de proyectar el más puro amor, trabajan con el rayo rosa y con los arcángeles CHAMOEL Y CARIDAD, suelen llevar dardos y flechas para herir constantemente a los enamorados, pues son bastante traviesos en sus costumbres. Las Legiones de estos Ángeles tocan instrumentos musicales y cantan en el reino celeste, para hacer compañía a Dios, a los Santos de la Corte Celestial que allí moran en beatífica existencia. Los casos de amor a primera vista pueden ser reencuentros en el tiempo para bien y belleza, sin ninguna deuda anterior por saldar. Estas situaciones dramáticas llegan para fortalecer y elevar a las personas que así lo han merecido por sus acciones. Cuando una unión perdura sin sufrimientos, amarguras o sobresaltos, allí hay un darma compensatorio, pero si hay desencanto puede ser una unión karmática. Si en una relación la personalidad se entromete, siembra duda y desconfianza, entonces hay que pedir ayuda a los ángeles cupido que laboran para disolver tales fantasmas y sostener el patrón de belleza y perfección hasta donde les sea permitido hacerlo según esta ley.


Cuando una pareja tiene que saldar cuentas pendientes, sucede que estos ángeles les proyectan rayos rosados que produce un efecto mágico que los hace verse hermosos, atractivos y aceptan casarse o emparejarse con el ser al cual deben algo. POR SER DE PURO AMOR ESA ENERGÍA PROYECTADA, permite que se vea adorable la persona de la cual creen haberse enamorado. Aunque estos rayos son impersonales, los dos seres se impresionan aceptan la unión. Es un amor ilusorio en realidad pues ellos no lo sienten internamente.En la Jerarquía Angélica, están Los Ángeles de los Siete Rayos, que sirven a La Humanidad durante muchos milenios. Los Ángeles tienen un cuerpo similar al humano, aunque mucho más sutil, bello y perfecto. Se desplazan con gran rapidez por el poder del pensamiento donde quieren estar, para realizar algún servicio de amor perfectamente cumplido. Los ángeles que ayudan a los humanos habitan en los planos 5, 6 y 7 de la cuarta dimensión. En servicio de ayuda a la Tierra suben y bajan. Están en el nivel etérico de nuestra atmósfera, es una dimensión más sutil ínter penetrada con la física. Desde allí, permanecen alertas a nuestras llamadas de asistencia, nos cuidan y protegen. En realidad, La Jerarquía Angélica es una sola organización donde se integran Ángeles y Arcángeles. De acuerdo a las labores desempeñadas, al rayo que pertenecen, reciben distintos nombres, asignados por las religiones. Se denominan tronos aquellos ángeles del rayo azul que están bajo la responsabilidad del Arcángel Miguel, en los que Dios omnipotente preside el cumplimiento de sus decretos. Nos protegen y resuelven nuestras dificultades. Como en nuestra lengua llamamos tronos a los asientos, reciben el nombre de tronos de Dios los que están tan llenos de la gracia divina, que en ellos se asienta Dios y por medio de ellos decreta sus disposiciones. Los que sirven al Rayo Azul bajo la autoridad de MIGUEL y FE, son conocidos como Tronos. Protegen a las agrupaciones espirituales, fomentan la fe en el ser humano, tienen el poder de cortar las ataduras, las apariencias de conflictos y dificultades, si son invocados. A pesar de estar al servicio del Amado Miguel, no pueden penetrar en los bajos sub-planos astrales por la gran densidad e imperfección que allí hay. Los Querubines sirven en el Rayo Dorado de JOFIEL Y CRISTINA. Vienen siendo muy útiles en época de exámenes, para ayudar a superar esas pruebas del plano humano. Los Serafines actúan bajo la influencia del Segundo Rayo Dorado. Son directos auxiliares del Señor Oromasis, Cristo Cósmico, para avivar al Fuego Sagrado del corazón y expandir la Llama Triple. Protegen a las personas y contribuyen a la unión, a la armonía. Las Dominaciones pertenecen a las huestes de GABRIEL Y PUREZA (Rayo Blanco). Se encargan de coordinar labores realizadas en común entre todos Los Ángeles. Acompañan y ayudan a los seres en el logro de La Ascensión. Se llaman dominaciones los que superan en poder incluso a los principados, porque presidir es estar al frente, pero dominar es tener sujetos a los demás. De manera que las milicias angélicas que sobresalen por su extraordinario poder, en cuanto tienen sujetos a su obediencia a los demás. Juntamente con RAFAEL Y MARÍA, están Los Principados, siempre dispuestos a prestar su ayuda a los niños. Se encuentran presentes, a nivel no visible, en los centros médicos y salas de justicia. Sirven en el Rayo Verde. Reciben el nombre de principados los que dirigen a los demás espíritus buenos, ordenándoles cuanto deben hacer; éstos son los que presiden en el cumplimiento de las divinas disposiciones. Las Virtudes, del Rayo Oro Rubí bajo las órdenes de los Arcángeles URIEL Y AURORA, son Ángeles que conceden peticiones a las personas y las ayudan a cambiar de plano. Se les llama también Animas Benditas. Escuchan y otorgan esas peticiones que la gente hace a Los Santos de las iglesias. Los ángeles que están a su cargo son las Virtudes; por medio de quienes se obran más frecuentemente los prodigios y milagros.


En la séptima radiación del Rayo Violeta, están las Potestades, tienen un gran poder para eliminar las fuerzas del mal, siempre atentas a los cambios beneficiosos en los países que, por razones de renovación y evolución, han de tener esas mejoras.Todos Los Ángeles son bellos seres de cuerpos radiantes, esbeltos, luminosos ojos grandes, larga cabellera y aspecto juvenil, no hay Ángeles viejos ni niños, excepto los cupidos. Visten túnicas de colores puros. Sus cuerpos magnéticos irradian mucha luz, que ha sido interpretada como alas erradamente.  Los querubines y serafines son llamados también plenitud de ciencia; y estos excelsos ejércitos de ángeles son denominados querubines porque, cuanto más de cerca contemplan a claridad de Dios, tanto más repletos están de una ciencia más perfecta; y así, en cuanto es posible a unas criaturas, saben más perfectamente todas las cosas en cuanto que, por su dignidad, ven de modo más claro al Creador. Se denominan serafines aquellos ejércitos de ángeles que, por su particular proximidad al Creador, arden en un amor incomparable. Serafines están tan cerca de Dios, que entre ellos y Dios no hay ningún otro espíritu, tienen más luz arden cuanto más próximo le ven. Nos ayudan en nuestra ascensión. Ciertamente su amor es llama, pues cuanto más sutilmente ven la claridad de Dios, tanto más se inflaman en su amor. Mantienen viva nuestra Llama Triple de corazón.


ELOHIM, DEVAS Y ELEMENTALES; Abarca A todos los "sostenedores de la forma" de la vibración más alta como Elohim hasta los elementales de más baja vibración. El reino de Dévico trabaja desde plano mental para llevar el pensamiento-forma a formas físicas, transformando patrones mentales en patrones etéreos y entonces en patrones físicos. Todos los seres de la naturaleza son una parte de este reino.


Cada elemental es especialista en crear una forma específica; un electrón, una célula, una flor, un árbol, un valle, un río, un planeta, una Sistema Solar. Elementales son los "bloques de edificio" o constructores de la forma y representan los cuatro elementos. tierra, aire, fuego, y agua.




Los elementales comienzan su evolución en tamaño pequeño y aumentan su tamaño mientras que se desarrollan. Los seres humanos, por otra parte, mantienen el mismo tamaño que desarrollan, aunque sus aureolas consiguen ser más grandes. Los elementales que sirven en la Tierra están bajo la obligación de materializar lo que toman de los pensamientos y de las sensaciones de la humanidad. Esta relación fue pensada para facilitar la re-manifestación del "cielo en la tierra," pero como los pensamientos y las sensaciones de la humanidad bajaron hacia la imperfección en general, esta proyección de los pensamientos y las sensaciones de la humanidad dio y da lugar a menudo a "desastres naturales," por ejemplo tornados, huracanes, volcanes, terremotos, océanos y atmósfera contaminados.


Actualmente hay seres elementales que trabajan alrededor de nuestra atmósfera para purificar el ambiente y limpiar la acumulación de egregores que son el resultado de todos los pensamientos y sensaciones negativos de la humanidad. Para cada alma humana que elija tomar la ruta evolutiva de encarnaciones físicas, hay seres elementales que se ofrecen voluntariamente a hacer ese viaje con él o ella. Otro servicio de los elementales es crear y mantener el cuerpo físico para nosotros, tantos vidas como cursos de vida necesitemos para terminar nuestra ascensión y graduarnos en el aula de la Tierra. Estos elementales individuales del cuerpo físico son pequeños blancos y de forma de óvalo, y son supervisados por los Devas. Si podemos establecer una buena conexión con nuestros elementales y nuestro Deva del cuerpo físico, podemos mantener un cuerpo sano y vital.


Devas son seres divinos que supervisan cada actividad o estructura constructiva sobre el planeta, como las grandes montañas, los lagos, los arbolados, y los cuerpos humanos. Los Devas trabajando en grupo con los elementales llevan a cabo la forma en armonía perfecta. Cada grupo de devas tiene un trabajo específico que desarrollar por el que logren sus metas y su evolución. Los Elementales crean todas las formas en la tercera y cuarta dimensión, con cada uno de los elementos (oxígeno, tierra, fuego y agua) para llevar a cabo el patrón para cada manifestación Sílfides son los elementales del aire. Son las criaturas hermosas que susurran y vuelan a través del aire. También se conoce como hadas. El elemento aire es muy importante para el mantenimiento de la vida en el plano físico. Por el control consciente de nuestra respiración, podemos asistir a estos elementales en la armonización de nuestros cuerpos y la purificación de nuestros alrededores. La humanidad fue creada para ser la guardiana de la Tierra, pero la realidad es que los seres humanos con nuestra tecnología somos destructores de la Madre Naturaleza.


Las Ondinas son los elementales del agua. Esas criaturas que chapotean en el agua, como ondas, corrientes, o chispas de luz. Las sirenas son también Ondinas. El elemento agua constituye una gran parte de nuestro cuerpo físico y se relaciona con el cuerpo emocional. Las emociones negativas pueden dañar nuestra salud. La enfermedad comienza por el cuerpo etérico y puede ser causada por problemas emocionales, mientras que el amor es una fuerza curativa de gran alcance. Nuestro planeta también se cubre en gran parte con agua. El agua es un gran agente de limpieza e interviene en muchos factores para el éxito de nuestras cosechas. Sin agua clara, no podría continuar nuestro planeta con vida.


Los Gnomos son los elementales de la tierra. Los duendes son también elementales de la tierra. Los gnomos viven en cuevas debajo de la tierra y dan su servicio desde allí. Trabajan en gran parte con el reino mineral, el reino animal y la humanidad. Si podemos aprender respetar el elemento tierra de nuestras formas físicas, aprenderemos a respetar el elemento tierra de nuestro planeta.


Las Salamandras son los elementales del fuego. Podemos utilizar nuestra visión psíquica para verlas bailar en las llamas del fuego. Son la expresión del fuego sagrado de nuestra llama triple de la vida. Una de sus actividades constructivas es la purificación de la disonancia dentro d la naturaleza. El fuego es energía pura y es. Elohim tiene un aspecto masculino y femenino, y son los dioses y las diosas del Creador y la evolución más alta del reino de Dévico. El término "elohim" significa "todo lo que Dios es". Elohim fue referido en el viejo testamento como el "nombre de Dios." En la Kabbalah, Elohim se refiere como la Madre Divina. El término Jehová, se refiere al Padre Divino. Rudolph Steiner llama el Elohim los "espíritus de la forma." Las llaves de Enoch se refieren al Elohim como a esos seres que crearon el mundo por la voluntad de LA MENTE UNIVERSAL. El Elohim y Arcángeles son las manos de Dios. El término Elohim es plural pues se refiere a muchos dioses. Cada Elohim se asocia a uno de los siete rayos, y por lo tanto contribuye con las características de su rayo individual hacia toda la creación del plano mental para infundir ideales divinos en todas las manifestaciones físicas. El trabajo de los Elohims con sus complementos divinos es para realizar un servicio cósmico.

No hay comentarios: