miércoles, 2 de marzo de 2011

LA ARMONÍA POR MAITREYA



La armonía comienza en el corazón. La armonía es la luz de la Madre que niega los espirales de la desintegración a través de los planos de la materia.

La armonía es su propio santo ser crístico que dispensa los fuegos del amor, de la sabiduría, y de la energía como las insignias de comunicación en el lado de la noche de la vida.

La armonía es la luz que estalla en el invierno, en el nacimiento de vuestro niño interno.

La armonía es la ley que rige las corrientes del cosmos y rige el fuego del Padre que en la Madre se hace la caricia apacible del Espíritu Santo. La armonía es la energía de Dios; que desde la base del fuego blanco crea la polaridad de Dios Padre-Madre en el cumplimiento del espíritu para la creación de la materia.

La armonía es la energía de la vida en la alineación perfecta de la circunferencia del ser. La armonía es un contrapeso en la vida de ustedes.

La armonía está en la llama triple de Dios que está centro de su corazón. Es la llama triple que quema ruinas lejanas de los siglos.
Permitan que sus corazones piensen y gobiernen sus cabezas, sus almas, sus sentidos, sus vidas, y que el flujo de energía defina su identidad en Dios. Si ustedes quieren tener éxito en la trayectoria de la iniciación, los fuegos de su corazón deberán ser tendidos, ser intensificados, y ser ampliados.

Mediante el ejercicio de la ley de la armonía, construyan su templo interno y ajusten cada ápice, para que sea una vivienda en las alturas de Dios que es la llama de la armonía.

La llama de la armonía es la llama que contiene todos los rayos de Dios como un acorde de fuego cósmico, como la sinfonía de los rayos de los siete colores del arco iris. Póngalos desde un núcleo de fuego blanco, y muévanlos en el ritmo de las leyes de la armonía que rigen la música de las esferas.

La llama de la armonía, contiene la fuerza indomable, la verdadera fusión de la luz de Alfa y Omega que cursa a través de sus cuatro cuerpos inferiores, que fluye con la luz de las siete esferas y que hace de sus cuatro vehículos inferiores; la expresión de la conciencia del Cristo Cósmica.
La luz blanca de la armonía se convierte en el cristal del modelo ardiente de la creación. Esta luz blanca puede convertirse en los acordes rotundos de la armonía de los siete rayos, de cada rayo que tiene mil tonalidades de variaciones, y de gradaciones de la calidad de tono y de la vibración de su propio tema central.

La llama de la armonía es la llama de Dios resonando en todos los chakras de su ser, que son centros sagrados del conocimiento de Dios. A través de la llama de la armonía usted puede hacer la Sinfonía de Dios. Y permítanse tener aprecio por la armonía de la música producida por los grandes compositores de la Tierra, que eran los instrumentos del Dios Celeste y de los coros celestiales, y que esta sea su inspiración para mantener la llama de la vida en armonía.

Por amor aprendan este requisito en la trayectoria, y prepárense para aprender con amor la ciencia de la armonía, la ciencia los decretos, y la ciencia del flujo de energía. ¡Con la meditación, la activación, la invocación y la consagración! ¡Estudien para aprobar por ustedes mismos la armonía! Y cuando ustedes tengan el cristal de la armonía cristalizado en su alma, entonces hagan contacto conmigo, con el arco de la vida, tráiganmelo aquí al Retiro del Royal Teton, y les demostraré la maravilla cósmica del nacimiento del Hombre-niño.

Día a día, línea a línea, el desafío de la iniciación; es integrar a el alma, que el potencial de uno mismo con el espíritu del Dios vivo, YO SOY EL QUE SOY. Las llaves a la integración son (1) la ciencia de la armonía, (2) la ciencia del flujo de energía, y (3) la ciencia de la palabra hablada. Dominen a estos tres, y ustedes serán los chelas de Maitreya, ustedes que se prepararía diligentemente para esa extensión de la vida que es el conocimiento del Cristo Cósmico.

Cuando ustedes viene al altar del Señor para iniciarse, esto significa que ustedes se han esforzado para la perfección en el uso de la ciencia de la armonía, en el uso de la ciencia del flujo de energía, y en el uso de la ciencia de la palabra hablada.

No hay comentarios: