martes, 29 de marzo de 2011

LA LEY DE LA RESONANCIA CON EL ESPÍRITU POR SERAPHIS BEY Y SANANDA.

Alineándose con el ESPÍRITU, El ESPÍRITU es una unidad, un continúo de energía, obviamente organizada de modos que no se pueden describir, pero unidad al fin y al cabo. Sólo que la función desempeñada hace que parezca estar separada.
En cierta manera sus campos están predispuestos a la energía de otros campos y a los campos planetarios de la realidad del consenso; así pues que las ondas estacionarias resonantes son inevitables. Y algunas de ellas no tienen nada de placentero.

Se necesita que sucedan dos cosas: 1) que ustedes reduzcan esa predisposición a cualquier onda estacionaria que no deseen, y 2) que aumenten su predisposición ante aquellas que sí desean. Analicemos ambos temas. Primero, examinemos las maneras para desconectarse de la energía que no funciona en otras personas o de la realidad del consenso mediante la remoción de cualquier energía propia que ya no les funcione y mediante la elevación de la frecuencia más baja que contengan sus campos hasta llegar a una frecuencia que esté por encima del nivel en la cual podría presentarse esa resonancia indeseable. Segundo, examinemos de qué manera se puede entrar en resonancia con esa energía que ustedes desean en sus campos, con la energía del ESPÍRITU. ecuerden lo que ustedes, como ESPÍRITU, desean, por encima de todo: que ustedes, como ego, asciendan. Bajo esta óptica, para el ego, la ascensión involucra el volverse a definir a sí mismo como ESPÍRITU. En otras palabras, esto quiere decir verse, sentir, pensar y ser tal y como es el ESPÍRITU. ¿Por qué no estoy ya en contacto pleno con el ESPÍRITU, si mi propia naturaleza es el ESPÍRITU?


He aquí algo más de lo cual se deben sentir responsables, pero no culpables. En el instante en que nacieron, o caminaron adentro de esta realidad, como ESPÍRITU hicieron una de las cosas más difíciles y dolorosas que hay en el universo: encarnarse en el Planeta Tierra. En ninguna parte de ningún planeta son tan densos los velos entre el plano físico y los planos superiores. Sabían, al entrar en sus cuerpos, que seguirían las reglas que ustedes mismos ayudaron a fijar para la especia y establecerían un punto focal que excluiría todo conocimiento acerca de quiénes eran. Es muy posible que hayan pensado: "No veo ningún problema, pronto recordaré; además será apenas por unas pocas décadas". Así pues, se deslizaron adentro de un cuerpo, se apretujaron a través de un túnel diminuto y llegaron a un mundo brillante y frío, los pusieron patas-arriba y les dieron de palmadas para hacerlos respirar. ¡Ay! Corrieron los velos para olvidar que eran ESPÍRITU y, a partir de ahí, se la pasan tratando de recordar quiénes son.

El primer paso para recordarlo; consiste en que acepten la responsabilidad por haberlo olvidado. Intenten esta línea de pensamiento con ustedes mismos: "Soy ESPÍRITU. Al encarnar en este cuerpo, voluntariamente y con toda mi intención, lo olvidé para poder darme a mí mismo esta oportunidad de volverlo a descubrir. Soy ESPÍRITU, jugando a la gallina ciega conmigo mismo. Estuve de acuerdo en que el juego se acabaría una vez que lo supiera. Ya lo sé y declaro que el juego ha terminado. Me encarné bajo estas reglas, de manera tal, que pudiera disfrutar descubriendo mi verdadera naturaleza. Soy ESPÍRITU".


Después de algunas repeticiones y algún tiempo para alinear sus campos con esta verdad, se darán cuenta de que sus percepciones empiezan a cambiar. Empezarán a examinar sus situaciones bajo estas otras ópticas: "Hice esto para aprender más de lo que es ser un humano limitado", "Invité esta persona a mi vida para compartir esta experiencia", y "¿De qué me sirve esta revelación en mi sendero hacia la Luz?"
Con esto, ¡habrán reclamado su maestría! En vez de ser Juan Torres, hijo, cónyuge, padre, trabajador, y, etc., serán el ESPÍRITU realizando la función de Juan Torres, cualesquiera que ella sea. Y la función de Juan Torres se volverá obvia rápidamente.

Reconozcan que están aquí porque, como ESPÍRITU, deseaban estar aquí. Tenían ideas muy específicas acerca de lo que deseaban lograr. Llegó el momento de revisar si siguen en curso. Llegó el momento de estar completamente al tanto de sus yo-espíritus y de alinearse con ellos.


Existen tantas maneras de incorporar al ESPÍRITU cuantos cuerpos hay. Cada una es única. No obstante, existen algunas guías genéricas. Recuerden que no van a sentir como si estuvieran "en medio de juegos pirotécnicos" porque, en realidad, nunca se desincorporaron realmente del ESPÍRITU, sin importar cuán solitarios se hayan llegado a sentir. Sencillamente se les olvidó a dónde mirar. Y si es que han llegado hasta este punto, es porque han limpiado los esquemas de energía responsables de cualquier tipo de resistencia que les podría causar una reacción como la de estar "en medio de juegos pirotécnicos".

Estamos agradecidos con Merlín por el siguiente enfoque para incorporar al ESPÍRITU: Unifiquen sus chakras y pídanle al nivel apropiado del ESPÍRITU que se mezcle con sus campos unificados, a través del chakra del corazón. Visualicen un cristal rosado o rojo en el chakra del corazón, resplandeciendo intensamente. Véanlo crecer hasta volverse un poco más alto que ustedes. Acérquensele y tóquenlo. Dense cuenta de que pueden atravesarlo fácilmente. Parece ser como una luz rosada. Entren y miren a su alrededor. Alguien los espera para darles la bienvenida. Es una imagen proyectada por sus yo-espíritus. Probablemente sentirán oleadas de amor, compasión y cariño.
Lo que hagan de ahí en adelante, depende de ustedes. Pueden "asolearse" en esta luminosidad, hacer preguntas, pedir guía o sencillamente dedicarse a cultivar esta amistad. Pidan que esta energía permanezca con ustedes en sus chakras del corazón y que los guié en todos sus quehaceres. Pidan que ustedes, como ESPÍRITU, se mezclen con el campo unificado para mantenerlo alineado y para incorporar una porción cada vez mayor de energía, de frecuencias más elevadas. Finalmente, cuando se sientan completos, dejen que la imagen se vaya desapareciendo y retornen a sus consciencias en el aquí. Afirmen: "Soy ESPÍRITU, soy un Maestro en todo lo que hago".


Repitan este encuentro tan a menudo como les plazca. Siéntanse libres de acordar sus propios encuentros. Algunas personas tienen un lugar favorito que alguna vez visitaron o recuerdan como especial. Otras construyen un lugar interior para irse. Algo imaginado no es menos real que un lugar físico o una cosa. La única diferencia consiste en que la realidad del consenso no abarca el sitio privado de cada quien. Después de todo, ¿desde cuándo se han visto constreñidos por el consenso?
Sencillamente decreten que al llegar a sus sitios de reunión, sus yo-espíritus estarán allí para darles la bienvenida a sus yo-egos. Podrían toparse con una imagen que sus yo-egos encuentren apropiada, como por ejemplo, una bella mujer o un hombre sabio y compasivo. No se atemoricen en absoluto, sin importar lo que se les aparezca. Por ejemplo, todos llevan consigo la energía de los aspectos arquetípicos de Crone y del Reaper. Estos aspectos de sus funciones del espíritu podrían ser portadores de mensajes muy importantes para ustedes. Mantengan firmemente en sus mentes que cualquier persona o cosa que se encuentren, no es más que ustedes mismos; denle la bienvenida a la oportunidad de mezclarse con "ese aparente otro" hasta el punto en que no haya ninguna distinción entre ambos.

Pueden usar una técnica más específica; ésta, de nuevo, proviene de Ariel, y es para seguir al ESPÍRITU y obtener revelaciones acerca de los problemas cotidianos insolutos que los rodean en la vida del plano físico. Funciona sobre la base de que sus cuerpos mentales tienden a vivir en el futuro; los emocionales, en el pasado; y los físicos, en el presente.

Coloque en la palestra una pregunta: ¿Cómo me siento respecto a aceptar o rechazar esto? (se refiere a la posible solución de un problema personal con el que estemos trabajando)


Unifiquen sus chakras e inviten a su ESPÍRITU, a que irradie desde el centro de sus chakras del corazón hacia sus chakras unificados. Ahora, imagínense una puerta que tiene un letrero con su pregunta grabada sobre ella. Díganse a sí mismos que detrás de esa puerta están viviendo de veras esa situación, de manera plena, vívida, respirable y experienciable. Detrás de esa puerta ya han aceptado una elección para superar aquello que le está causando malestar, de manera irrevocable, sin derecho a dar pie atrás. ¡Así es ahora y es muy real! ¿Cómo se sienten en sus cuerpos? ¿Descansados, serenos, felices, complacidos de haber tomado la decisión correcta? o ¿Tensos, ansiosos y disgustados por haber metido la pata otra vez? Sus yo-espíritu se han mezclado con sus campos de mayor densidad y a través de la resonancia con sus yo-mismos han tomado esa decisión y han equiparado la energía para darles una prueba de ese resultado en particular. Por eso es que el cuerpo reacciona de la manera en que lo hace.


Antes de partir, noten la puerta que tiene escrito sobre ella: "Sugerencia del ESPÍRITU". Esa puerta podría estar brillando o lanzando chispas. Se siente como si hubiera una energía buena detrás de ella. Puede que deseen abrirla y entrar. Si estaban preguntando por una pareja, por ejemplo, podrían conocerlo o conocerla; podría ser alguien que ya conocen o ¡un completo extraño! Si estaban preguntando acerca de un trabajo, o de una casa, por ejemplo, podrían verse a sí mismos en unos alrededores conocidos, o en otro sitio. Esto podría sorprenderlos; pero dejen que se decante en ustedes por un tiempo. ¿Cómo se siente el cuerpo de ustedes ahora?
Recuerden que sus personalidades siempre tendrán para elegir. Eso es parte del trato. Como ESPÍRITU, su esperanza es la de lograr una mezcla plena y total; pero eso debe ser acordado bilateralmente y ¡no como si se tratara de la una toma hostil de una empresa por otra! Como se encuentran ahora en la vía rápida hacia la ascensión, ¿quisieran de veras dedicarse a explorar otras alternativas distintas a las del ESPÍRITU?


El tiempo simultáneo: En lo que sigue, he puesto la palabra AHORA en letras mayúsculas, para hacer énfasis en que se trata del punto del AHORA en el cual existe "el ustedes" que está leyendo este libro, en contraposición con todos los puntos del ahora que no están, normalmente, al alcance de la mano de sus yo-egos. Pero, por supuesto, todos los puntos del ahora están a disposición del ESPÍRITU.


En este punto del AHORA se encuentran ustedes y allí radica su poder de lidiar con todos los planos. El punto del ahora que nos precedió ya se fue y sus yo-egos no pueden retroceder para cambiar nada. Y el punto del ahora siguiente no se ha sucedido aún y por ende sus yo-egos están incapacitados para hacer algo al respecto, aún. Imagínense al tiempo como un angosto puente sobre un abismo. Todo se despliega a ambos lados y se concentra en un estrecho punto, en el AHORA. Sus conciencias son el puente entre el pasado y el futuro. Todo debe pasar a través de este estrecho punto, llamado el AHORA. El futuro fluye a través del AHORA para convertirse en el pasado. A medida que pasa, ustedes lo pueden cambiar, volverlo a definir, ampliarlo; o negarle el paso hacia el pasado, como su historia personal.

Imagínense una situación que desean cambiar. Véanla acercárseles. Ustedes están en el centro del puente. Véanla cómo les pide permiso para pasar al otro lado, en medio de "sus presentes". Díganle que la única manera de pasar sería si cambia. Reconstrúyanla, así sea una persona, una conversación o un acontecimiento; y luego déjenla pasar. En verdad, están cambiando la energía de esa situación en le punto del AHORA.
Está técnica, de veras, cambia el diseño de la realidad. ¡Te convierte en un arquitecto de la realidad! El ESPÍRITU opera a lo largo de toda la línea del tiempo, en cada momento del AHORA. El tiempo no es más que otra dimensión. Se pueden mover en el tiempo con la misma facilidad que lo hacen en el espacio. Precisamente la misma manera como el espacio en particular que ustedes ocupan actúa como un punto focal, el punto del AHORA, en el cual sus yo-egos existen, también es un punto focal de sus yo-espíritus. Este punto del AHORA es el punto de encuentro de sus yo-egos y de sus yo-espíritus. Es el punto de unidad, en el cual, ustedes pueden ejercer su pleno poder personal.

Es fútil desear que algo se nos vuelva realidad en el futuro. Sus yo-egos están intentando saltar sobre la línea del tiempo pero carecen del poder para actuar en el futuro. Es parecido a intentar levantar algo del piso, estando fuera de balance al mismo tiempo; carecen de un punto de apoyo para apalancarse. El resultado será una caída segura.
Entonces, ¿cómo pueden influenciar un punto del ahora en el futuro a partir de este punto del AHORA? ¡Mediante sus campos! Si unifican sus chakras y los tres campos de energía más densa e invitan a su ESPÍRITU al interior del campo unificado, ustedes pueden llegar a ese otro punto del ahora.


Supongan, por ejemplo, que mañana tendrán la entrevista para un empleo nuevo, uno que de veras les interesa mucho. Unifiquen sus chakras e inviten al ESPÍRITU para que irradie desde el centro de sus corazones hacia el chakra unificado. Entonces imagínense una puerta, tal y como ya lo hicieron antes. Detrás de esa puerta, ya les han dado el empleo. Verifiquen detrás de la puerta para asegurarse que esto realmente se siente bien en todos los niveles y está alineado con el ESPÍRITU. Esta alineación es importante porque si ustedes y su nuevo jefe no poseen un acuerdo de espíritu a espíritu para trabajar juntos, lo de mañana no pasará de ser apenas un buen ejercicio para mejorar su manejo de entrevistas. Pero si tienen tal acuerdo, ¡van a tener que trabajar muy duro para que no les den ese empleo! De nada les servirá hacer un borrador de cómo, por anticipado, se desarrollaría la entrevista de mañana pues ello los encerraría en un patrón corporal-mental. En cambio, siéntense serenamente y jalen sus campos hacia este punto del AHORA y del AQUÍ. Conviértanse en un estrecho foco de energía física, emocional, mental y espiritual. Ahora si ya saben lo que implica ese trabajo y lo que están haciendo; entonces vean, piensen, y siéntanse haciéndolo AHORA, no en el futuro. Vuélvanlo tan real como les sea posible. Evoquen hasta los olores y sonidos de la oficina o sitio de trabajo. Tráiganlo todo hasta este punto del AHORA. Después de unos pocos minutos traigan sus consciencias de retorno.


¿Qué sucedió? Crearon simultáneamente una resonancia entre dos puntos. Se conectaron con la energía de un punto del ahora en el futuro desde sus puntos del AHORA, vigentes. Haciéndolo de esta manera aumentaron la intensidad de los campos de energía de sus puntos del AHORA, jalando parte de la energía de la probabilidad de lograr el puesto hacia su punto del AHORA. Ustedes y su entrevistador tendrán que tomar, en algún momento futuro del ahora, una decisión de enganche. Muchas líneas de probabilidad emanan a partir de ese punto de decisión; ustedes seleccionaron la energía asociada con una de ellas y la pusieron en el presente.

Digamos que existen tres resultados posibles de la entrevista: logran el empleo bajo sus condiciones; bajo las condiciones de ellos; o no lo logran. Recuerden que este último resultado bien podrías ser el más apropiado para ustedes (por ejemplo, su llama gemela podría estar ya trabajando para el siguiente empleador o cliente ¡con el cual se van a entrevistar ustedes después!). Vean cómo estas tres líneas divergen a partir de un punto; o visualicen las tres puertas marcadas con las alternativas y díganse que desean la opción (línea o puerta) que les produzca la mayor dicha. Una de ellas podría iluminarse más que las demás. De ser así, váyanse adentro de esa línea o puerta y vean como se sienten. Si ninguna se enciende, vuelvan a pensar si vale la pena insistir en la tal entrevista, pues lo cierto es que ella no figura en la agenda del ESPÍRITU.


Su yo-ego en un futuro punto del ahora es tan real como lo son ustedes AHORA. Él (o ella) existe, de carne y hueso, pero no es accesible desde los puntos aventajados, vigentes, de ustedes. Así que cambien sus puntos aventajados. Muevan sus puntos focales hacia ese del ESPÍRITU y denle una nueva mirada a aquello que buscan en ese momento del ahora. Con práctica, serán capaces de mantener dos puntos focales en el punto del AHORA, sobre dos puntos del ahora, distintos.
Han ingresado al ámbito del tiempo simultáneo, una perspectiva verdadera del ESPÍRITU. Pueden influenciar cualquier acontecimiento, sea "pasado" o "futuro", a través de la resonancia. Así pues, en el tiempo simultáneo, nos deshacemos de las ideas de que lo que ha sucedido ya ha sucedido y no puede ser cambiado; y de que el futuro no ha sucedido y no puede ser cambiado aún. Pueden cambiarlo, aunque no sepan lo que están haciendo, mediante el permanecer firmemente anclados en el presente y el uso de la resonancia, para trabajar en cualquier lado del punto del AHORA. Sus campos unificados funcionan de maneras que ustedes desconocen conscientemente.


SANANDA:


Soy un Ser Crístico; soy unidad con el ESPÍRITU.
Soy un Ser Crístico; soy unidad con el TODO LO QUE ES.
La Luz de mi propio Ser resplandece sobre mi sendero.


Soy un Ser Crístico; soy unidad con el TODO LO QUE SERÁ.
Sostengo en mi corazón la resplandeciente Luz de la Fuente.
Camino en unidad con el ESPÍRITU.
Río en unidad con la Fuente.
Amo en unidad con mis congéneres.
Soy un ESPÍRITU Crístico; soy un puente entre el cielo y la Tierra.


Tomado de UN MANUAL PARA LA ASCENSIÓN DE SERAPHIS BEY. Canalizado porTonny Stubbs

No hay comentarios: