viernes, 11 de marzo de 2011

LA LEY ESPIRITUAL DE INVOCACIÓN-EVOCACIÓN DEL ANTAKARANA.;

Según esta ciencia, cada vez que invocamos o llamamos a nuestro Yo Superior o mente superior para materializar algo que necesitamos tener, lo hacemos desde nuestra mente inferior y recibimos respuesta o evocación desde los planos superiores.


Invocación y evocación es la consideración de que todo en el Universo no son sino energías cambiantes y en permanente movimientos que actúan unas sobre otras produciendo constantemente nuevos cambios, creaciones, destrucciones, llamados o invocaciones, respuestas o evocaciones.


La Mente Universal funciona sin esfuerzo, con armonía y amor. No debemos poner resistencia al ritmo natural de las cosas ni tratar de forzar los resultados. Invocación-evocación es uno de los principios espirituales utilizados para construir nuestro propio camino iluminado o puente espiritual llamado antakarana. Éste es un proceso que lleva tiempo para obtener éxito. El primer tramo lo creamos desde abajo hacia arriba y el segundo se proyecta desde arriba hacia abajo. A fin de materializarlo debemos seguir los siguientes pasos:


-Mantener la mente en la luz. - Mantener el punto de tensión que está en la mitad del puente lo más elevadamente posible. - Consciencia del contacto con el alma. -Mantener en la mente en forma detallada la construcción del puente. No perder de vista el objetivo, que es relacionarnos con nuestro Yo Superior.


La superior Entidad creadora en la cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, nos mantiene constantemente con Vida y nos brinda una oportunidad tras otra durante edades, esperando el día de la resurrección. Cada uno y todos debemos resurgir oportunamente a la Vida después de haber deambulado enfocados en la forma, cumpliendo la parábola del Hijo Pródigo. Nunca somos olvidados, por el contrario eternamente somos protegidos y ayudados en el trabajo evolutivo que debemos realizar; ocurre así especialmente en la difícil etapa del desarrollo de la autoconciencia. Es importante tener todo esto presente, lo cual originará en nosotros un estado de elevación o verdadera Fe que ayudará a que el primer tenue hilo de luz del antakarana sea tendido y esté apto para que por él descienda la Voluntad en el momento en que la necesitamos para pronunciar las palabras de poder que nos ayudan a completar el antakarana.


Estas palabras son: Rayo 1 Afirmo la realidad. Rayo 2 Veo la máxima luz. Rayo 3 Soy el propósito mismo. Rayo 4 Dos se fusionan en uno. Rayo 5 Tres mentes se unen. Rayo 6 Lo superior controla. Rayo 7 Lo superior y lo inferior se unen.


Un tenue hilo debe estar tendido y lo estará oportunamente, cuando estemos preparados para la Proyección del puente, uniendo sucesivamente a cada uno de los átomos permanentes -y por lo tanto a los seis- que con la monada constituyen los siete pilares del puente.


ANTA = Fin, extremo, límite. KARANA=Medio para hacer algo.


Antakarana es un puente de luz para llegar al extremo más alejado de nuestro Yo Superior. Es un puente que nosotros mismos construimos con nuestras visualizaciones, desde siete percepciones distintas para unir la razón y el amor puro. Desde el pilar inferior, uniendo todas sus mentes, el humano encarnado construye con energía de tres, el tramo inferior; este esfuerzo hacia arriba, es la invocación, con lo que se evoca la construcción del tramo superior, que se produce de arriba hacia abajo, también con energía de tres. En el pilar central, Manas (mentes), se unen con lo que el antakarana se completa.


Cuando está terminado, los pilares son siete y los tramos seis; no obstante desde otro punto de vista estos pilares son ocho, lo cual incorpora al Cristo.

No hay comentarios: