miércoles, 16 de noviembre de 2011

LA PRIMERA, LA SEGUNDA Y LA TERCERA INICIACIÓN



LAS INICIACIONES SON EXPANSIONES DE LA CONCIENCIA PARA ABRIRLE EL SENDERO AL ALMA.

En la Primera se trabaja con el rayo rosado, y en la segunda se trabaja con el rayo dorado.

El siguiente mensaje ha sido tomado del Libro de los Iniciados - Los Misterios de Shamballa.

LA PRIMERA INICIACION JERARQUICA

Esta propuesta es hecha formalmente al BODHISATTVA o Instructor espiritual del mundo. Quien decidirá si aquel discípulo está preparado para recibirla. En caso afirmativo – y siempre suele serlo; se atrae la atención del SEÑOR DEL MUNDO sobre el candidato pues, tal como se sabe, la visión del SEÑOR GAUTAMA atraviesa todas las barreras del tiempo y del espacio dentro del “Círculo no se pasa" planetario y vive en lo más profundo del corazón de todo ser viviente; de ahí que su asentimiento a la propuesta formulada por el Maestro para el candidato a la Iniciación, confirmará siempre la confianza que depositó en su discípulo y el profundo conocimiento que tiene del corazón humano.

En el ritual de cualquier iniciación el altar suele ser de cristal, y se coloca una estrella de cinco puntas sobre la cabeza del iniciado con el rayo azul índigo del instructor del mundo y la AQUÍESENCIA del actual Señor del Mundo.


Nosotros usamos un altar con un espejo, y dos velas e incienso, ubicado en el este.

Se eligen entonces dos Maestros para que actúen como Padrinos del candidato y lo conduzcan ante el Hierofante o Sacerdote Iniciador (un Chohan). Uno de Ellos es, su propio Maestro; el otro puede ser cualquier otro Maestro de la Hermandad Blanca, pero vinculado al candidato por ciertos lazos de simpatía vibratoria en razón de Rayo. Ambos Maestros han de constituir la polaridad eléctrica positivo negativa de la fuerza ígnea que brotará del CETRO de Poder en el momento de ser conferida la Iniciación. La energía que surgirá del CETRO CON UN RUBÍ EN FORMA DE LANZA, pasará primero por los Cuerpos sutiles del Hierofante y después se transmitirá a uno de los Maestros, Quien la cualificará con Su vida para pasarla seguidamente al otro Maestro que, una vez realizada idéntica operación mágica, la hará pasar a los centros etéricos del discípulo para que efectúe allí convenientemente reducida su tensión eléctrica inicial las necesarias transmutaciones dentro de los mismos. La energía así reducida y transmutada "según la capacidad o medida espiritual del discípulo –que viene condicionada por la evolución del mismo y por el grado de desarrollo de sus centros etéricos, o chacras– pasará seguidamente al corazón del candidato, realizando allí la verdadera obra iniciatica, la apertura de uno de los pétalos de Amor que llenará su vida de un nuevo sentimiento de compasión hacia la humanidad, sin el cual es imposible que cualquier discípulo pueda ser un verdadero servidor y un eficiente instrumento de la Gran Fraternidad en el mundo de los hombres.

Los padrinos o “Señores de la Mística Polaridad" –tal como son definidos en términos jerárquicos– reducen la increíble tensión de la energía cósmica y la sitúan al nivel de resistencia natural del candidato. Como se irá observando, estamos utilizando términos muy científicos para hacer comprensibles estas ideas relativas a la Iniciación, un Misterio que podrá ser asimilado intelectualmente por los aspirantes espirituales utilizando, como siempre, la clave segura de la analogía.

A este principio de polaridad utilizado durante el proceso de la Iniciación, se le designa también jerarquicamente: "Ley de los Intermediarios Celestes” y actúa en cualquier zona del espacio cósmico formando parte del gran Misterio de la Iniciación. Es así como VISHNU (el HIJO), el segundo aspecto de la Divinidad, situado entre SHIVA (el PADRE), el primer aspecto del Dios creador, y BRAHMA (la MADRE o el ESPIRITU SANTO) el tercer aspecto de la Deidad, posibilita eternamente la Creación, cósmica, solar o planetaria. Idéntica misión intermediaria le es confiada al Ángel solar, el Yo superior, situado a medio camino entre la Mónada espiritual y la Personalidad en los tres mundos. En el momento de la Iniciación el Hierofante constituye simbólicamente la Mónada del candidato y los dos Maestros que lo apadrinan, aquella polaridad eléctrica positivo negativa, que es la característica específica del Ángel solar, que es negativo con respecto a la Mónada espiritual del candidato a la Iniciación y positivo con respecto a su personalidad, constituyéndose así en el gran Intermediario que facilita la introducción de vida cósmica en el corazón humano.

La Iniciación, sea cual sea su importancia desde el ángulo de la jerarquía espiritual, es un proceso de CONTINUIDAD RITMICA que una vez puesto en marcha, ya jamás podrá suspenderse o paralizarse. A este proceso se le denomina; "entrada en la corriente", una corriente que siendo la Vida del propio Dios, eleva al hombre desde los niveles más densos e inferiores hasta las más altas cumbres de la complacencia cósmica.

Se señala la fecha más oportuna para la Iniciación, siendo el BODHISATTVA Quien se encargará de ello, escrutando los Cielos y eligiendo aquella en que los astros y las condiciones psíquicas le sean más favorables al candidato de acuerdo con su tipo de Rayo y experiencia kármica actual.


Enla primera Iniciación, se pretende preparar el alma al candidato para que establezca una definida línea de enlace entre su conciencia física y la conciencia astral, cuyas actividades deberá inteligentemente controlar. La mente del Iniciado ampliará también enormemente su poder, ensanchando de manera considerable el puente de luz o Antakarana que ha de unir progresivamente la mente inferior, concreta o intelectual, con la mente superior o abstracta. La expansión de conciencia en el alma del Iniciado será notoria después de la Iniciación y la luz de los Altos Lugares brillará mucho más intensamente en su corazón, iluminando perfectamente su existencia kármica y volviéndole cada vez más apto para el servicio.


Los Miembros de la Jerarquía espiritual de la Hermandad Blanca, o Gran Fraternidad planetaria, contribuirán con Su presencia a la efectividad de la Ceremonia, al igual que Un numeroso grupo de entidades dévicas estarán presentes desde el principio hasta el fin de la Ceremonia, siendo los factores mágicos que cualificarán con su presencia ígnea y radiante, el ambiente del Recinto y cuya localización, en una u otra de las Esferas de SHAMBALLA, dependerá lógicamente de la importancia de la propia Iniciación.

En esta primera Iniciación jerárquica le serán revelados al candidato ciertos conocimientos ocultos, respecto a claves de sonido y sistemas de invocación de fuerza espiritual, que le serán muy útiles en el devenir de su futuro desenvolvimiento espiritual y en las actividades prácticas de la vida de su personalidad kármica, porque acrecentarán considerablemente sus capacidades de relación y de servicio creador en el campo social, familiar e individual. Ciertas claves de sonido, denominadas “PALABRAS DE PASE" le permitirán introducirse conscientemente en grupos esotéricos internos en donde podrá aprender la técnica de desplazamiento astral y recuperar los "poderes atlantes”, para poder desarrollar más rápida y eficientemente sus poderes mentales del discernimiento y la discriminación. Utilizando siempre aquella "PALABRA DE PASE" podrá introducirse asimismo en ciertas Estancias de la Séptima Esfera de SHAMBALLA en donde se hallan registrados los hechos históricos del Logos planetario, especialmente vinculados con la época LEMURIANA, y extraer grandes y positivas consecuencias espirituales de aquel gran pasado kármico del Señor de nuestro planeta. Adquirirá consecuentemente una gran experiencia de conocimientos esotéricos que lógicamente no se hallan escritos en los libros y que tiene que "extraerlos de los anales akásicos" o Memoria cósmica del Logos del esquema terrestre, lo cual desarrollará enormemente su intuición y le permitirá acceder conscientemente a un determinado nivel de la Esfera búdica planetaria y empezar a trabajar con ideas abstractas más que con pensamientos concretos o intelectuales. Y, por vez primera en su vida de discípulo, sabrá por experiencia individual y no por conocimiento mental el significado íntimo del término "SERENA EXPECTACION", que tan repetidamente había escuchado de labios del Maestro y que contiene la clave del Silencio creador, la más directa expresión en la mente humana de la experiencia búdica. El aprendizaje de este silencio creador, precursor de todos los posibles estados de conciencia superiores, empieza realmente con la primera Iniciación jerárquica y en sus mágicas profundidades aprende el discípulo el significado oculto del VERBO o de la Palabra Santa, a través de la cual el Ángel Solar le comunica Sus sabias enseñanzas, empezando a comportarse entonces como lo que es, como un verdadero Iniciado, desarrollando en su vida social y en sus actos individuales aquella experiencia mística de contacto con el Verbo mediante el cual, en todo momento y sabiendo el valor mágico de las palabras, NO DICE TODO LO QUE SABE SINO QUE SABE TODO LO QUE DICE.

Si utilizamos la analogía que surge de la comprensión de la experiencia de esta primera Iniciación jerárquica, veremos que en cada una de las Iniciaciones sucesivas hay un desarrollo específico dentro del chacra cardíaco en donde se registran los éxitos de los Trabajos de Hércules, el Iniciado perfecto, que permiten acceder a uno, a varios o a la totalidad de los subplanos de la Esfera búdica de SHAMBALLA… cada iniciación repercute íntegramente en el corazón del Iniciado haciendo vibrar los pétalos correspondientes de Conocimiento, de Amor y Sacrificio que cualifican e integran el centro cardíaco, desarrollándose dentro de su conciencia la intuición espiritual y adueñándose progresivamente de su vehículo búdico, como una cálida promesa de los Bienes inmortales de la Mónada Espiritual.

LA SEGUNDA INICIACION JERARGUICA

Esta Iniciación marca el predominio del alma del discípulo Iniciado sobre su cuerpo astral o de las emociones. Es una continuidad del esfuerzo realizado en la etapa anterior en la que disciplinó a un elevado grado su cuerpo físico, imprimiéndole un nuevo y más elevado ritmo y sensibilizándole o haciéndole receptivo a superiores corrientes de energía de vida. Obtuvo así, un cierto dominio sobre las corrientes de energía etérica provenientes del aura planetaria (rejilla cristalina) y aprendió a respirar de acuerdo con determinados ritmos, pasando gradualmente del "ritmo lunar" utilizado por la mayor parte de la humanidad al "ritmo solar", a través del cual el prana inhalado es mucho más puro y más poderosamente energetizado, circunstancia ésta que, en forma misteriosa, provocó dentro del cuerpo físico denso una gran catarsis, una trascendente alquimia que determinó que una considerable cantidad de células físicas se hiciesen "radioactivas" propiciando al alma del discípulo Iniciado para el contacto consciente con el vehículo astral y creando en los centros o chacras de aquel cuerpo las condiciones requeridas que llevan progresivamente a la segunda Iniciación jerárquica.

Esta Iniciación se caracteriza por una intensificación de las energías astrales por imposición del CETRO pero al propio tiempo, impulsan la mente del Iniciado a las regiones del entendimiento superior, desde las cuales puede obtenerse el control sobre la mente concreta y sobre el vehículo astral. El Iniciado pasa de esta manera de Kama manas –la mente condicionada por el deseo– al Manas superior –el nivel abstracto de la mente– atravesando así aquellas abrasadoras regiones del plano astral esotéricamente descritas como KURUKSETRA, que hasta ese momento habían constituido su principal campo de batalla. Consecuentemente, liberó las energías contenidas en el plexo solar, el receptor de las energías astrales y las elevó simultáneamente hacia el centro del corazón y al centro de la garganta, construyendo un triángulo de energías ígneo eléctricas circulantes que lo irán capacitando para mantener el equilibrio interno, o serena expectación.

Esta segunda Iniciación se la denomina místicamente "el Bautismo del Agua", teniendo absolutamente que ver con "el Agua de Vida" a la que se refirió tan frecuentemente Cristo. La lenta evaporación del agua –tal como puede leerse también en EL LIBRO DE LOS INICIADOS– lleva al Iniciado del Jordán –donde Juan bautiza con Agua– a la Región del Fuego donde los poderosos AGNIS transfiguran la Vida del Iniciado y lo convierten en “Señor de los Tres Mundos". Es precisamente en esta Región del Fuego donde se imparte la Tercera Iniciación, técnicamente descrita como de la TRANSFIGURACION.

En la segunda Iniciación, el Hierofante –a igual que en la primera– es el BODHISATTVA o Instructor del Mundo, ateniéndose en todo momento al proceso general descrito para la primera Iniciación, variando únicamente en el desarrollo de la ceremonia iniciática, la magnitud espiritual de las Entidades planetarias humanas y angélicas que asisten a la misma y participan de la integridad espiritual del misterio que va a ser administrado. El valor del conocimiento oculto transmitido y la terrible responsabilidad de los secretos revelados, aumentan también considerablemente con cada nueva Iniciación. Los mantrams y “PALABRASDE PASE” tienen asimismo un poder más incluyente, ya que, en esta segunda Iniciación, serán los vehículos de comunicación y de control sobre unas huestes dévicas de gran poder espiritual, a quienes, en lenguaje oculto, se les denomina "El Agua de Vida”. Son los Agentes místicos del Arcángel Señor VARUNA, el Regente de la esfera astral del esquema y Su poder es enorme en esta fase actual de la evolución humana, habida cuenta de que un ochenta y cinco por ciento de la humanidad es definidamente astral y realiza preferentemente su evolución psicológica en esta esfera.

Al serle aplicado el CETRO de poder en el momento cumbre de la Iniciación, cuando el Fuego –simbólicamente hablando– ha evaporado una gran cantidad de agua de su vehículo astral, aprende fúlgidamente el Iniciado que la medida del entendimiento superior es inversamente proporcional a la intensidad de vida astral y que sólo la purificación del deseo –sea cual fuere la índole del mismo– puede redimirle definitivamente y elevarle a las áureas regiones de la razón pura y de la intuición espiritual.

En esta segunda Iniciación, como en todas las demás, le es confiada al Iniciado aquella definida “PALABRA DE PASE”, mediante la cual podrá acceder en conciencia al remoto pasado de la Raza. En el segundo Recodo del Gran camino, tal como es descrita a veces ocultamente la segunda Iniciación, la palabra de pase permite penetrar en los secretos históricos de la Raza ATLANTE donde puede descubrir el Iniciado el papel que jugó como ser humano en el desarrollo de los grandes acontecimientos históricos que tuvieron lugar en aquellas alejadas épocas planetarias. Este conocimiento lo dotará de un tremendo sentimiento de responsabilidad frente a su propio karma actual, propiciándole la rotura de las grandes barreras astrales que le impiden adueñarse del íntimo y eterno secreto de la mente y permitiéndole entonces penetrar en más profundas y dilatadas zonas de silencio creador que le mostrarán indefectiblemente el Sendero de Redención progresiva que lleva a la tercera Iniciación.

Con respecto a la "PALABRA DE PASE” que le confía el BODHISATTVA al Iniciado en ciertos momentos cumbres del proceso iniciático y que le permitirán leer en los anales akásicos el pasado histórico de la Raza, podríamos decir que constituye la clave del proceso de RECAPITULACIÓN causal, muy semejante –aunque bajo otro aspecto– al que tiene lugar cuando se ha producido el fenómeno de la “muerte física" y a partir de ella ha de efectuar el alma o conciencia en los tres mundos, una triple RECAPITULACIÓN, física, astral y mental de todos los acontecimientos históricos vividos durante el proceso de la encarnación física. Esta triple recapitulación constituye la base kármica de los acontecimientos futuros para el alma humana, pues el pasado, el presente y el futuro son indivisibles y forman parte del equipo psicológico de cualquier Entidad, cósmica, planetaria o humana. Y, desde el ángulo esotérico, hay que tener en cuenta también que al Iniciado se le considera como "Uno que muere en la vida de la Materia para renacer en la vida del Espíritu", siendo cada nueva Iniciación una muerte en el sentido psicológico con su inevitable proceso de RECAPITULACION... De ahí deriva la alegoría del AVE FÉNIX que renace constantemente de sus propias cenizas. En el corazón del Iniciado muere constantemente el pasado –simbólicamente hablando– para poder observar profundamente el presente que contiene la llave del futuro y con ella, la visión perfecta de los pasos que hay que dar para poder llevar a cabo la obra de la Gran Fraternidad, de la cual se ha convertido en un Agente juramentado. Las redes quiméricas del tiempo abonan así para el Iniciado la gloria de las esplendentes realizaciones del futuro. Podríamos considerar así que el proceso de Recapitulación para los Iniciados, que van muriendo en la vida de la materia, y que se abre con la pronunciación correcta de la conveniente PALABRA DE PASE, tiene la siguiente analogía:

a. En la primera Iniciación LEMUR.

b. En la segunda Iniciación ATLANTE.

c. En la tercera Iniciación ARIO.

La Palabra de Pase va dirigida a una Hueste de Devas –activos en todas las Esferas de SHAMBALLA – Son “Ángeles del Recuerdo", y al Señor del Karma o MEMORIA CÓSMICA llamado el Guardian de los Registroa Akásicos.


LA TERCERA INICIACION JERARQUICA

Se la denomina "la TRANSFIGURA­CION" o "el BAUTISMO DE FUEGO”, siendo ambas definiciones la afirmación de un Misterio que se realiza en la vida del Iniciado y deriva de los hechos siguientes:

-- De la integración perfecta de sus vehículos ex­presivos en los tres mundos, el mental, el astral y el físico. Esta integración viene representada en los Evangelios cristianos por Cristo en la cum­bre del Monte Tabor y los tres discípulos dormi­dos a Sus pies. La Transfiguración de Cristo en Moisés y Elías "en la cumbre del Monte y res­plandeciente de Luz” es la representación simbólica de la TRIADA ESPIRITUAL. Los tres dis­cípulos, “dormidos a Sus pies" son asimismo la representación simbólica de los tres cuerpos tem­porales, físico, astral y mental del Iniciado, que han sido finalmente vencidos y sojuzgados...

-- Del contacto consciente y permanentemente es­tablecido con el YO superior. La afirmación de Pablo de Tarso “...Cristo en tí esperanza de Gloria”, constituye una experiencia práctica en la Vida del Iniciado y no un simple conocimien­to intelectual.

-- De la percepción consciente, en ciertos niveles de la tercera Esfera de SHAMBALLA, de los Arquetipos mentales que corresponde actualizar en el mundo y en cuyo desarrollo y manifesta­ción puede el Iniciado eficazmente colaborar.

-- Del contacto establecido y conscientemente re­gulado por el Maestro, entidades dévicas de la jerarquía de los  SEÑORES DEL FUEGO, cuya ra­diación ígnea fue preparando progresivamente sus vehículos sutiles para poder resistir adecua­damente y sin peligro, las dinámicas energías del FUEGO ELECTRICO que se des­prenden del aura del SEÑOR DEL MUNDO y del DIAMANTE FLAMIGERO en el momento de serle conferida la tercera Iniciación.

-- De la visión que obtiene el Iniciado sobre el pasa­do ARIO, leído a la luz de los anales akáshicos y la adecuada interpretación de aquellos hechos históricos en los que kármicamente intervino. La Recapitulación de este proceso histórico, cu­ya extensa panorámica le fue abierta merced a la Palabra de Poder que le había sido confiada, abarca el período desde su remoto comienzo hasta la quinta subraza Aria actual. Esta recapitulación, efectuada con entera impersona­lidad, dota al discípulo Iniciado, de una experien­cia de asimilación de hechos que está más allá del sentimiento humano de arrepentimiento, tras el cual se escuda siempre el alma del timorato.

-- De la entera sumisión de sus particulares puntos de vista y opiniones personales a las decisiones de su grupo espiritual, el Ashrama del Maestro, ha­biendo aprendido por la experiencia extraída de su místico silencio, que toda opinión, idea y todo pensamiento personal, deben someterse siempre a la directa supervisión del Alma o Yo superior. A partir de aquí el aforismo esotérico “SERENA EXPECTACION”, empieza a regir prácticamente la vida del Iniciado, de quien se dice que en esta etapa "piensa más con el corazón que con la men­te" y "siente más con la mente que con el corazón”.

-- Del incrementado desarrollo de la intuición espi­ritual que surge como consecuencia de la actitud serenamente expectante, lo cual le dotará de una especial capacidad de visión del porvenir con sus capacidades de servicio creador a la Raza.

-- Del desenvolvimiento de ciertas facultades psí­quicas superiores: telepatía, clarividencia, clariaudiencia, clarisentiencia, así como del poder de trasladarse conscientemente por medio de sus vehículos astral y mental, convenientemente en­trenados, a cualquier lugar del planeta en donde sus servicios puedan ser requeridos en nombre del Maestro, para bien de la humanidad y por los intereses de la Gran Fraternidad.

Partimos lógicamente siempre de la base de que "antes de recibir la Iniciación” –sea cual fuere su grado – el discípulo debe ser ya interna­mente un Iniciado, siendo la ceremonia iniciática sólo el reconocimiento por parte del SEÑOR DEL MUNDO e Iniciador Único del planeta, de la verdad de este hecho. La aplicación del CETRO de Poder con carga de fuerza cósmica es la más clara confirma­ción. Los juramentos exigidos y los secretos revelados viven ya plenamente en la conciencia del Iniciado. La fuerza indescriptible del CETRO los hace surgir objetivamente en su vida. Otra de las oportunidades que ofrece esta tercera Iniciación jerárquica, es la de poder penetrar conscien­temente, previa la correspondiente Palabra de Pase, en ciertos niveles de la tercera Esfera de SHAMBA­LLA, donde tendrá acceso a determinados archivos se­cretos de la Gran Logia planetaria, conteniendo conoci­mientos ocultos acerca del futuro de la Raza aria, los cuales le mostrarán –asimilados a la luz de la intuición superior– el trabajo y función que deberá desarrollar en el devenir de las dos próximas subrazas. Todo ello visto con ayuda de los Ángeles del Recuerdo, Agentes de aquel gran Señor del Karma a Quien la Gran Frater­nidad considera como una expresión de la Memoria Cósmica aquí en la Tierra.



No hay comentarios: