lunes, 25 de marzo de 2013

MARIA DE NAZARETH - Daré señales claras de mi presencia en muchos sitios. Y mi hijo Jesús, reinara como Rey de reyes.





Este mensaje viene a pedido de mi Madre, cuando me encuentro meditando y me uno a su corazón inmaculado, buscando su refugio. La luz y su perfume me invaden, la emoción también, y me dice que dará a conocer un anuncio muy importante para sus amados hijos, se presenta diciendo.

Hijos queridos, niños amados!

Yo soy María de Nazareth, vuestra Madre de los cielos.

En estos tiempos que corren, veo a mis niños, inquietos y expectantes, ante los hechos que toda la humanidad, ya conoce, vengo a cobijaros con mi Manto de la Gracia, para que aliviéis, vuestra expectativas, y sintáis el abrazo tibio, cálido que os envuelve, y os apacigua el temblor en vuestros corazones.

No tengáis angustia, por las profecías y mis anuncios dados por mí, en otros tiempos, bajo mis advocaciones, estáis protegidos más que nunca.

Daré señales claras de mi presencia en muchos sitios.

Serán señales que nadie podrá tener dudas al respecto.

Y vosotros no tengáis incertidumbre, cuando escuchéis a aquellos que nieguen mis milagros.

Milagros suceden todo el tiempo, como estas palabras en forma de vibraciones dirigidas a vosotros, de vuestra Mama de los cielos.

Que desea amaros, con mi corazón ardiente de luz, en esta efusión que se extenderá por todos los confines de la tierra, para que ninguno de mis niños, se sienta desvalido de amor.

Me manifestare de muy diversos aspectos, estéis atentos, porque allí estaré, llamándolos para que se refugien en mi corazón de Madre.


No es casual, que en estos tiempos, se os ha entregado la llegada de luz, que no tiene precedentes.

Para que os abandonéis a la gracia de Dios Padre, definitivamente, y encontréis el cielo en vosotros. Permaneced unidos a mi corazón, por siempre.

Si todos supiesen amar en Dios padre, con el pensamiento en Jesús, y con mi recuerdo el mundo no seria tan oscuro.

¡Es la falta de amor la que ofusca la luz! Y mis niños tienen ahora necesidad de amor, se han vuelto sensibles a recibir más ternura y no permitirán que se los aparte de la luz.

Se revelaran como nunca lo han hecho, llevando la antorcha encendida en vuestros corazones.

Estaré allí, junto a vosotros besando vuestras frentes y alentándolos.

Sientan mi presencia, que se os hará visible, con todo mi amor.

Niños amados, se aproximan tiempos donde la luz brillara incandescentemente, y otros donde las tinieblas

Cegara la luz, estarán estos opuestos fuertemente enfrentados , marcaran una brecha, que se distinguirá claramente , como un velo se descubre y deja ver la oscura realidad de aquellos que no desean aceptar la verdad que se presenta a la vista de todos.

Mansos corderos, esconderán lobos bajo sus ropajes, que se caerán ante la luz.

Mis amados niños, no temáis, ante nada, estaréis cobijados con mi Manto de la Gracia, y no serán visibles ante los ojos de las sombras que pasaran sin advertir presencia alguna.

Daré señales clara s de mi presencia en muchos sitios. Y mi hijo Jesús, reinara como Rey de reyes.

Recordadme, en cada instante, significa guardarse en mi corazón de Madre.

Recordadme, en cada instante significa, no perder la fe. Recordadme, en cada instante significa, que ya son luz.

Recordadme, en cada instante significa, vivir en el presente.

Recordadme, en cada instante significa, convertiros en presencias de amor divino.

Recordadme, en cada instante significa, recordarse a vosotros que sois amor.

Son cinco los recuerdos, y cinco fueron las llagas de mi hijo, que todavía están vivas.

Soy María de Nazareth, vuestra mama del cielo, y os digo que cuanto más amor se da, mas amor se recibe y el amor salvara a la humanidad.

Os bendigo, YO , VUESTRA MAMA DEL CIELO. ESTOY EN EL MUNDO POR VOSOTROS , AMADOS NIÑOS.

Por MARIA RUSO
3 DE MARZO 2013

No hay comentarios: