martes, 29 de marzo de 2011

¿QUÉ ES LA VERDADERA VISUALIZACIÓN Y QUÉ PASA CUANDO SE VISUALIZA?

TOMADO DE LIBRO HACIA TU MÁGICA PRESENCIA DE SAINT GERMAIN.


La verdadera visualización es una Don, un atributo de Dios, y el Poder de la Visión obrando en la Inteligencia (espíritu) del hombre.


Cuando se representa en la mente consciente un deseo que se quiere ver realizado, se emplea uno de los más poderosos medios que hayan sido dados al hombre para hacer que se cumpla su deseo en su visible y tangible realidad.


Ante todo, estamos seguros de que jamás fue realizada forma alguna en parte alguna del Universo, sin que alguien la haya conscientemente creado y mantenido en su pensamiento contiene una Imagen de la idea de la que procede. Incluso una idea abstracta contiene una imagen especial o, al menos, la imagen del concepto mental que alguien se ha creado de ella.


Quiero daros un ejercicio por el que podéis desarrollar conscientemente, controlar y dirigir vuestras visualizaciones con el propósito de una realización determinada.


Hay varias fases en este método que cada estudiante puede emplear en todo tiempo y lugar. Este procedimiento lleva a tangibles y visibles resultados cuando se aplica realmente bien:


La primera fase es la de fijarse, establecerse de una forma determinada sobre un plan claramente definido o un deseo a realizar. Ved que esto sea con un fin constructivo, honorable, digno de vuestro tiempo y de vuestros esfuerzos. Examinad escrupulosamente vuestro móvil para conseguir que tal creación se realice.


Vuestra finalidad debe ser honesta, tanto hacia vosotros mismos como hacia los demás. No debe ser, en caso alguno, un capricho, una fantasía, un antojo o, simplemente, la satisfacción de apetitos de los sentidos físicos.


Recordad que hay una gran diferencia entre el uso, el deseo y el apetito.


El uso es la ejecución, el cumplimiento de la Gran Ley Universal de Servicio.


El Deseo es la expansión, la propagación de la Actividad divina, a través de la cual la manifestación de Dios constantemente se sostiene y alcanza su Perfección.


El Apetito es solamente un hábito establecido por la continua satisfacción de nuestros deseos físicos y es solamente energía concentrada y calificada por sugestiones del mundo externo.


Estad seguros también de no esconder un sentimiento interno que tienda a gozar de un beneficio a expensas de los demás.


Un verdadero estudiante, el único que tendrá un resultado tangible por este método, toma las riendas en sus propias manos y determina, decide, decreta disciplinar y conscientemente controlar su yo humano. Escoge lo que debe o no debe ser en su esfera de acción y, por el proceso de visualización, dibuja en su pensamiento la imagen de un plan de vida determinado, lo mantiene en su mente y lo lleva a manifestarse.


La segunda fase es la de expresar, relatar vuestro plan con palabras, con toda claridad y de una manera tan concisa como sea posible. Escribidlo; de esta manera hacéis un registro de vuestro deseo en el mundo externo visible y tangible.


La tercera fase es la de cerrar los ojos, evocar en pensamiento una imagen mental de vuestro deseo o plan en su realización, su perfecta condición y actividad.


Meditad en el hecho de que os es posible crear y ver una imagen en pensamiento, tened consciencia de que esto es el tributo de Dios, Su Poder de Visión obrando por nosotros.


Aceptad que vuestro poder de imaginación no es otra cosa que la omnisciencia Divina obrando por vosotros. La Actividad de la Visión y el Poder crear son los atributos de vuestro Yo Divino, que percibís y sentís en vosotros mismos a cada instante. La Vida y el Poder Divino están en acción en vuestra consciencia a fin de propulsar en vuestro entorno la imagen cuya visión y sentimiento vivo guardáis en vosotros. Recordad constantemente a vuestro intelecto que el Poder de la imaginación es un atributo Divino, o sea, el Poder de la Visión; el Poder de sentir, de experimentar y de vivir en unión con una imagen perfecta es un Poder divino.


La Sustancia empleada para dar forma a vuestra imagen y a vuestro plan es la pura Sustancia Divina, por lo que debéis deducir de ello que sólo Dios es el Autor, que Él es el Acto y la Acción, que Él es la Realización de cada forma constructiva que en cualquier tiempo haya sido llevada a manifestarse.


Cuando os servís de estas tres fases constructivamente, es imposible que vuestro plan no se manifieste en vuestro mundo visible. Releed con toda la frecuencia posible, durante la jornada, la redacción que hayáis hecho de vuestro plan o deseo, y siempre antes de dormiros, porque entonces la imagen deja una impresión profunda en vuestra conciencia humana y ahí permanece sin ser turbada durante las horas de vuestro sueño. De esta manera, la imagen se registra profundamente en la mente externa a fin de permitir que se engendre y acumule bastante fuerza para propulsarla a la experiencia de la vida externa. De esta manera, podéis llevar todo deseo o imagen en vuestra consciencia durante el sueño. En el Corazón del Gran Silencio, la imagen se carga de todo Poder y Actividad Divinos. No debéis discutir con los demás ni revelarles, bajo ningún pretexto, nada concerniente a vuestro deseo o Actividad de visualización. Esto es un imperativo Absoluto. No habléis de vuestra visión.


Cuanto más grande sea la acumulación de la energía engendrada por vuestra visualización, vuestra contemplación y el sentimiento de realidad de vuestra imagen, con más rapidez vendrá su manifestación a vuestra experiencia externa.


MILLARES DE DESEOS, AMBICIONES O IDEALES SE MANIFESTARÍAN EN LA EXPERIENCIA EXTERNA DE CIERTAS PERSONAS, SI NO HUBIERAN DISCUTIDO ELLO CON SUS AMIGOS O CONOCIDOS.


Cuando tomáis la determinación de tener una experiencia por el empleo consciente de la visualización dirigida, os identificáis con la Ley-Dios—, La Ley del Único, que no conoce oposición. Debéis tomar vuestra decisión y mantenerla con todas vuestras fuerzas. Significa esto que tomáis una decisión irrevocable y que debéis manteneros en ello. Con este fin, sabed y sentid que es Dios quien sabe, que es Dios quien siente, que es Dios quien manifiesta y quien controla todas las cosas que conciernen a vuestro plan.


Es la Ley de la Unidad de Dios - y no de Dios sólo.


Hasta el momento que el estudiante no comprenda perfectamente esto jamás tendrá manifestación alguna. Porque en el momento en que un elemento humano entra en juego, la quitáis de las manos de Dios, y naturalmente, este plan no puede manifestarse porque lo neutralizáis con vuestros conceptos humanos de tiempo, de espacio, de lugar y mil otras condiciones imaginarias que son desconocidas para Dios.


Nadie puede conocer a Dios, en tanto que admita una fuerza opuesta a Dios, porque aceptando que dos fuerzas puedan obrar simultáneamente, neutraliza la actividad de éstas.


Cuando hayáis alcanzado este punto de neutralización, no tendréis cualidad alguna definida en un sentido o en otro. No tendréis resultado ni manifestación alguna de las que esperáis.


Cuando reconocéis a Dios - El Único -, la Perfección se manifiesta instantáneamente, porque no hay nada que se oponga a ella o que la neutralice — no hay intervención del elemento tiempo. En estas condiciones, todo se cumple, ya nada puede oponerse al decreto de Dios. Nadie mejorará sus condiciones de vida mientras que no desee la Perfección, en tanto que persiste en creer en un poder opuesto a Dios o en la existencia de algo fuera de Él y en Él que pueda impedir que se exprese la Perfección divina.


El hecho de aceptar una cosa inferior a Dios — al Todo Divino — constituye elección deliberada de la imperfección y esta elección fue la que provocó la caída del hombre.


Se hace esto a propósito y reflexivamente porque, en razón de su libre arbitrio, el hombre puede escoger a cada instante entre la Perfección o la imperfección — sea dicho aparte, no hace falta más energía para representar la Perfección que para lo contrario.


Sois vosotros los que representáis al Creador para producir la Perfección en vuestro entorno, en el lugar que ocupáis en el Universo. Para realizar la Perfección y la Soberanía, no podéis conocer y aceptar sino la Ley del Único. La Unidad Divina existe y controla todo completamente en el Universo. Sois la consciencia individualizada de la Vida, la Única Suprema Presencia de la Gran Llama de Amor y de Luz. Sólo a vosotros pertenece la elección y el Poder de decretar en qué forma vais a investir vuestra vida, porque sois la sola energía que anima vuestro mundo y vuestro campo de acción.


Cuando pensáis o sentís, una parte de vuestra energía vital se desprende de vuestro ser para sostener vuestra creación.


Echad de vuestra mente toda duda o todo temor en lo que concierne al cumplimiento de vuestra visualización. Si penetran en vuestros pensamientos, vuestros sentimientos y vuestras conciencias, sugestiones de imperfección, que no son sino emanaciones humanas, sustituidlas inmediatamente por el pleno reconocimiento que vuestro Yo Divino y su entorno son la Vida de Dios — el Único.


Fuera de los períodos de visualización, estad completamente indiferentes y sin inquietud a su respecto.


No fijéis ningún limite en lo que concierne al momento de su realización y vivid en el presente. Adoptar esta disciplina, practicadla y dispondréis de un Poder de acción irresistible que no ha fallado ni puede fallar jamás.


Recordad siempre que vuestra facultad de imaginación es de origen divino - sois la Inteligencia divina directora - sois el Poder de Dios en Acción - manipuláis vuestra sustancia, que es Divina. Cuando hayáis comprendido esto y meditado profunda y frecuentemente en ello, todo en el Universo se precipitará para colmar vuestros deseos, para ejecutar vuestra orden, para producir la manifestación deseada, porque será enteramente constructiva y de acuerdo con el Plan Divino Original para toda Vida y Auto-Consciente.


Si el yo externo acepta verdaderamente el Plan Divino, no puede haber dilación ni fracaso, porque toda la energía empleada es naturalmente perfecta y se precipita para servir a su creador. No hay otra predestinación que la Perfección.


Si vuestro deseo o vuestra visión son constructivos, representáis a Dios — Dios regocijándose ante su propio plan.


La Visión de Dios es un decreto o un mandato irrevocable de manifestación instantánea.


En la creación de esta Tierra y de este sistema de mundos. Dios dijo: "Que la Luz sea y la Luz fue". No fueron necesarios "Eones" de tiempo para crear la Luz. Esta misma Presencia de Dios está en vosotros, ahora, y cuando visualizáis y decretáis, son los Dones de la Visión y del Verbo Creador los que obran en vosotros y por vosotros.


Si sois conscientes de lo que esto significa verdaderamente, podéis mandar Su Todo-Poder y Su Autoridad, porque sois su Consciencia de Vida.


Sólo vuestra Auto-Consciencia de vuestra propia Vida es la que puede mandar visualizar o desear un Plan constructivo y perfecto.


Todo Plan constructivo es una parte del Plan Divino. Tenéis pues la seguridad de que Dios está en Acción y que Él manda: "QUE ESTE DESEO O ESTE PLAN SE MANIFIESTE AHORA", y está cumplido.

LA LEY DEL DHARMA POR EL SEÑOR GAUTAMA

EL DHARMA: Es nuestra verdadera vocación y nos da una motivación para que la vida valga la pena. Es el deber que cada persona tiene a ajustarse a su propia naturaleza para que esta ley pueda manifestarse y cumplamos con nuestro proyecto o plan de vida, y así estamos ayudando a los demás porque el planeta se beneficia cuando cada individuo conecta con el acorde único que él a de tocar en esta vida.

Nada debe de tener preferencia sobre el dharma, nuestra libertad espiritual y la conservación del cargo espiritual que debemos de cumplir para Dios. Este cargo es como una lámpara provista de una cierta potencia en vatios que nos ilumina. Dios cuenta con cada uno de nosotros para que se cumpla su obra y se mantenga en equilibrio el planeta. La potencia en vatios de nuestra luz nunca debe bajar y esto lo logramos evolucionando espiritualmente. ESTE ES UN DESAFIO CON EL QUE NOS HEMOS COMPROMETIDO ANTES DE NACER. Debemos tener el logro y la discriminación necesarios para comprender lo que este cargo espiritual significa y lo que no significa, para no perder nuestro anclaje espiritual y sucumbir a las manipulaciones sociales que nos hacen perder la luz que enciende nuestro camino y nos hace energéticamente abundantes. Somos procesadores de luz.


Cada persona tiene una habilidad o talento único para dar a los demás que le produce éxtasis, rejuvenecimiento y la exaltación de su propio espíritu.


Según la Ley del dar, el universo funciona en un intercambio dinámico de dar y recibir. Cuando damos y recibimos, mantenemos este flujo en nuestras vidas. Dios no nos juzga por nuestra fama o fortuna y sino por nuestro cumplimiento a la Ley. Esta Ley nos permite desarrollar nuestro potencial creativo y nuestra plenitud.


Tal como recomienda la primera inscripción del templo de Delfos, “Conócete a ti mismo”, lo que hizo Gautama Siddartha fue observar con atención y ecuanimidad total la conciencia humana a través de su propia conciencia. Es decir, se observó a sí mismo hasta llegar a conocerse. A partir de dicha observación desarrolló un modelo que se basa en la sucesión de cuatro funciones: 1) conciencia: la parte receptora de la mente que se limita a registrar la ocurrencia de las cosas. 2) percepción: la parte evaluadora que juzga el hecho ocurrido y lo clasifica. 3) sensación: la parte que genera una sensación corporal agradable o desagradable. 4) reacción: la parte que reacciona con aversión o placer.


Sabremos que estamos cumpliendo con nuestro dharma, si lo que hacemos en la vida nos produce paz y satisfacción. Los propósitos de esta ley son: descubrir nuestro verdadero ser, desarrollar nuestro talento único, servir a la humanidad con nuestro cargo espiritual y evitar el sufrimiento con un trabajo que no corresponde a la verdadera naturaleza de la personas.


Así como cada persona tiene una forma única de conocer desarrollar sus talentos, también tiene una forma única de sufrir en relación a determinadas circunstancias hostiles.


ALGUNAS CAUSAS DE SUFRIMIENTO: La Ignorancia y quedarse atrapado en el pasado. La memoria de todos los recuerdos que ha producido una mente se encuentra acumulada en el cuerpo etéreo y esta acumulación va generando reacciones cada vez más marcadas, que obstaculizan la percepción, utiliza el acervo de experiencias pasadas para evaluar y clasificar cualquier fenómeno nuevo. Las reacciones pasadas se convierten en puntos de referencia con los que tratamos de comprender una experiencia nueva que juzgamos y clasificamos de acuerdo a nuestros recuerdos pasados, ignorando así las posibilidades reales que lo nuevo puede ofrecernos.



LA LEY DE LA RESONANCIA CON EL ESPÍRITU POR SERAPHIS BEY Y SANANDA.

Alineándose con el ESPÍRITU, El ESPÍRITU es una unidad, un continúo de energía, obviamente organizada de modos que no se pueden describir, pero unidad al fin y al cabo. Sólo que la función desempeñada hace que parezca estar separada.
En cierta manera sus campos están predispuestos a la energía de otros campos y a los campos planetarios de la realidad del consenso; así pues que las ondas estacionarias resonantes son inevitables. Y algunas de ellas no tienen nada de placentero.

Se necesita que sucedan dos cosas: 1) que ustedes reduzcan esa predisposición a cualquier onda estacionaria que no deseen, y 2) que aumenten su predisposición ante aquellas que sí desean. Analicemos ambos temas. Primero, examinemos las maneras para desconectarse de la energía que no funciona en otras personas o de la realidad del consenso mediante la remoción de cualquier energía propia que ya no les funcione y mediante la elevación de la frecuencia más baja que contengan sus campos hasta llegar a una frecuencia que esté por encima del nivel en la cual podría presentarse esa resonancia indeseable. Segundo, examinemos de qué manera se puede entrar en resonancia con esa energía que ustedes desean en sus campos, con la energía del ESPÍRITU. ecuerden lo que ustedes, como ESPÍRITU, desean, por encima de todo: que ustedes, como ego, asciendan. Bajo esta óptica, para el ego, la ascensión involucra el volverse a definir a sí mismo como ESPÍRITU. En otras palabras, esto quiere decir verse, sentir, pensar y ser tal y como es el ESPÍRITU. ¿Por qué no estoy ya en contacto pleno con el ESPÍRITU, si mi propia naturaleza es el ESPÍRITU?


He aquí algo más de lo cual se deben sentir responsables, pero no culpables. En el instante en que nacieron, o caminaron adentro de esta realidad, como ESPÍRITU hicieron una de las cosas más difíciles y dolorosas que hay en el universo: encarnarse en el Planeta Tierra. En ninguna parte de ningún planeta son tan densos los velos entre el plano físico y los planos superiores. Sabían, al entrar en sus cuerpos, que seguirían las reglas que ustedes mismos ayudaron a fijar para la especia y establecerían un punto focal que excluiría todo conocimiento acerca de quiénes eran. Es muy posible que hayan pensado: "No veo ningún problema, pronto recordaré; además será apenas por unas pocas décadas". Así pues, se deslizaron adentro de un cuerpo, se apretujaron a través de un túnel diminuto y llegaron a un mundo brillante y frío, los pusieron patas-arriba y les dieron de palmadas para hacerlos respirar. ¡Ay! Corrieron los velos para olvidar que eran ESPÍRITU y, a partir de ahí, se la pasan tratando de recordar quiénes son.

El primer paso para recordarlo; consiste en que acepten la responsabilidad por haberlo olvidado. Intenten esta línea de pensamiento con ustedes mismos: "Soy ESPÍRITU. Al encarnar en este cuerpo, voluntariamente y con toda mi intención, lo olvidé para poder darme a mí mismo esta oportunidad de volverlo a descubrir. Soy ESPÍRITU, jugando a la gallina ciega conmigo mismo. Estuve de acuerdo en que el juego se acabaría una vez que lo supiera. Ya lo sé y declaro que el juego ha terminado. Me encarné bajo estas reglas, de manera tal, que pudiera disfrutar descubriendo mi verdadera naturaleza. Soy ESPÍRITU".


Después de algunas repeticiones y algún tiempo para alinear sus campos con esta verdad, se darán cuenta de que sus percepciones empiezan a cambiar. Empezarán a examinar sus situaciones bajo estas otras ópticas: "Hice esto para aprender más de lo que es ser un humano limitado", "Invité esta persona a mi vida para compartir esta experiencia", y "¿De qué me sirve esta revelación en mi sendero hacia la Luz?"
Con esto, ¡habrán reclamado su maestría! En vez de ser Juan Torres, hijo, cónyuge, padre, trabajador, y, etc., serán el ESPÍRITU realizando la función de Juan Torres, cualesquiera que ella sea. Y la función de Juan Torres se volverá obvia rápidamente.

Reconozcan que están aquí porque, como ESPÍRITU, deseaban estar aquí. Tenían ideas muy específicas acerca de lo que deseaban lograr. Llegó el momento de revisar si siguen en curso. Llegó el momento de estar completamente al tanto de sus yo-espíritus y de alinearse con ellos.


Existen tantas maneras de incorporar al ESPÍRITU cuantos cuerpos hay. Cada una es única. No obstante, existen algunas guías genéricas. Recuerden que no van a sentir como si estuvieran "en medio de juegos pirotécnicos" porque, en realidad, nunca se desincorporaron realmente del ESPÍRITU, sin importar cuán solitarios se hayan llegado a sentir. Sencillamente se les olvidó a dónde mirar. Y si es que han llegado hasta este punto, es porque han limpiado los esquemas de energía responsables de cualquier tipo de resistencia que les podría causar una reacción como la de estar "en medio de juegos pirotécnicos".

Estamos agradecidos con Merlín por el siguiente enfoque para incorporar al ESPÍRITU: Unifiquen sus chakras y pídanle al nivel apropiado del ESPÍRITU que se mezcle con sus campos unificados, a través del chakra del corazón. Visualicen un cristal rosado o rojo en el chakra del corazón, resplandeciendo intensamente. Véanlo crecer hasta volverse un poco más alto que ustedes. Acérquensele y tóquenlo. Dense cuenta de que pueden atravesarlo fácilmente. Parece ser como una luz rosada. Entren y miren a su alrededor. Alguien los espera para darles la bienvenida. Es una imagen proyectada por sus yo-espíritus. Probablemente sentirán oleadas de amor, compasión y cariño.
Lo que hagan de ahí en adelante, depende de ustedes. Pueden "asolearse" en esta luminosidad, hacer preguntas, pedir guía o sencillamente dedicarse a cultivar esta amistad. Pidan que esta energía permanezca con ustedes en sus chakras del corazón y que los guié en todos sus quehaceres. Pidan que ustedes, como ESPÍRITU, se mezclen con el campo unificado para mantenerlo alineado y para incorporar una porción cada vez mayor de energía, de frecuencias más elevadas. Finalmente, cuando se sientan completos, dejen que la imagen se vaya desapareciendo y retornen a sus consciencias en el aquí. Afirmen: "Soy ESPÍRITU, soy un Maestro en todo lo que hago".


Repitan este encuentro tan a menudo como les plazca. Siéntanse libres de acordar sus propios encuentros. Algunas personas tienen un lugar favorito que alguna vez visitaron o recuerdan como especial. Otras construyen un lugar interior para irse. Algo imaginado no es menos real que un lugar físico o una cosa. La única diferencia consiste en que la realidad del consenso no abarca el sitio privado de cada quien. Después de todo, ¿desde cuándo se han visto constreñidos por el consenso?
Sencillamente decreten que al llegar a sus sitios de reunión, sus yo-espíritus estarán allí para darles la bienvenida a sus yo-egos. Podrían toparse con una imagen que sus yo-egos encuentren apropiada, como por ejemplo, una bella mujer o un hombre sabio y compasivo. No se atemoricen en absoluto, sin importar lo que se les aparezca. Por ejemplo, todos llevan consigo la energía de los aspectos arquetípicos de Crone y del Reaper. Estos aspectos de sus funciones del espíritu podrían ser portadores de mensajes muy importantes para ustedes. Mantengan firmemente en sus mentes que cualquier persona o cosa que se encuentren, no es más que ustedes mismos; denle la bienvenida a la oportunidad de mezclarse con "ese aparente otro" hasta el punto en que no haya ninguna distinción entre ambos.

Pueden usar una técnica más específica; ésta, de nuevo, proviene de Ariel, y es para seguir al ESPÍRITU y obtener revelaciones acerca de los problemas cotidianos insolutos que los rodean en la vida del plano físico. Funciona sobre la base de que sus cuerpos mentales tienden a vivir en el futuro; los emocionales, en el pasado; y los físicos, en el presente.

Coloque en la palestra una pregunta: ¿Cómo me siento respecto a aceptar o rechazar esto? (se refiere a la posible solución de un problema personal con el que estemos trabajando)


Unifiquen sus chakras e inviten a su ESPÍRITU, a que irradie desde el centro de sus chakras del corazón hacia sus chakras unificados. Ahora, imagínense una puerta que tiene un letrero con su pregunta grabada sobre ella. Díganse a sí mismos que detrás de esa puerta están viviendo de veras esa situación, de manera plena, vívida, respirable y experienciable. Detrás de esa puerta ya han aceptado una elección para superar aquello que le está causando malestar, de manera irrevocable, sin derecho a dar pie atrás. ¡Así es ahora y es muy real! ¿Cómo se sienten en sus cuerpos? ¿Descansados, serenos, felices, complacidos de haber tomado la decisión correcta? o ¿Tensos, ansiosos y disgustados por haber metido la pata otra vez? Sus yo-espíritu se han mezclado con sus campos de mayor densidad y a través de la resonancia con sus yo-mismos han tomado esa decisión y han equiparado la energía para darles una prueba de ese resultado en particular. Por eso es que el cuerpo reacciona de la manera en que lo hace.


Antes de partir, noten la puerta que tiene escrito sobre ella: "Sugerencia del ESPÍRITU". Esa puerta podría estar brillando o lanzando chispas. Se siente como si hubiera una energía buena detrás de ella. Puede que deseen abrirla y entrar. Si estaban preguntando por una pareja, por ejemplo, podrían conocerlo o conocerla; podría ser alguien que ya conocen o ¡un completo extraño! Si estaban preguntando acerca de un trabajo, o de una casa, por ejemplo, podrían verse a sí mismos en unos alrededores conocidos, o en otro sitio. Esto podría sorprenderlos; pero dejen que se decante en ustedes por un tiempo. ¿Cómo se siente el cuerpo de ustedes ahora?
Recuerden que sus personalidades siempre tendrán para elegir. Eso es parte del trato. Como ESPÍRITU, su esperanza es la de lograr una mezcla plena y total; pero eso debe ser acordado bilateralmente y ¡no como si se tratara de la una toma hostil de una empresa por otra! Como se encuentran ahora en la vía rápida hacia la ascensión, ¿quisieran de veras dedicarse a explorar otras alternativas distintas a las del ESPÍRITU?


El tiempo simultáneo: En lo que sigue, he puesto la palabra AHORA en letras mayúsculas, para hacer énfasis en que se trata del punto del AHORA en el cual existe "el ustedes" que está leyendo este libro, en contraposición con todos los puntos del ahora que no están, normalmente, al alcance de la mano de sus yo-egos. Pero, por supuesto, todos los puntos del ahora están a disposición del ESPÍRITU.


En este punto del AHORA se encuentran ustedes y allí radica su poder de lidiar con todos los planos. El punto del ahora que nos precedió ya se fue y sus yo-egos no pueden retroceder para cambiar nada. Y el punto del ahora siguiente no se ha sucedido aún y por ende sus yo-egos están incapacitados para hacer algo al respecto, aún. Imagínense al tiempo como un angosto puente sobre un abismo. Todo se despliega a ambos lados y se concentra en un estrecho punto, en el AHORA. Sus conciencias son el puente entre el pasado y el futuro. Todo debe pasar a través de este estrecho punto, llamado el AHORA. El futuro fluye a través del AHORA para convertirse en el pasado. A medida que pasa, ustedes lo pueden cambiar, volverlo a definir, ampliarlo; o negarle el paso hacia el pasado, como su historia personal.

Imagínense una situación que desean cambiar. Véanla acercárseles. Ustedes están en el centro del puente. Véanla cómo les pide permiso para pasar al otro lado, en medio de "sus presentes". Díganle que la única manera de pasar sería si cambia. Reconstrúyanla, así sea una persona, una conversación o un acontecimiento; y luego déjenla pasar. En verdad, están cambiando la energía de esa situación en le punto del AHORA.
Está técnica, de veras, cambia el diseño de la realidad. ¡Te convierte en un arquitecto de la realidad! El ESPÍRITU opera a lo largo de toda la línea del tiempo, en cada momento del AHORA. El tiempo no es más que otra dimensión. Se pueden mover en el tiempo con la misma facilidad que lo hacen en el espacio. Precisamente la misma manera como el espacio en particular que ustedes ocupan actúa como un punto focal, el punto del AHORA, en el cual sus yo-egos existen, también es un punto focal de sus yo-espíritus. Este punto del AHORA es el punto de encuentro de sus yo-egos y de sus yo-espíritus. Es el punto de unidad, en el cual, ustedes pueden ejercer su pleno poder personal.

Es fútil desear que algo se nos vuelva realidad en el futuro. Sus yo-egos están intentando saltar sobre la línea del tiempo pero carecen del poder para actuar en el futuro. Es parecido a intentar levantar algo del piso, estando fuera de balance al mismo tiempo; carecen de un punto de apoyo para apalancarse. El resultado será una caída segura.
Entonces, ¿cómo pueden influenciar un punto del ahora en el futuro a partir de este punto del AHORA? ¡Mediante sus campos! Si unifican sus chakras y los tres campos de energía más densa e invitan a su ESPÍRITU al interior del campo unificado, ustedes pueden llegar a ese otro punto del ahora.


Supongan, por ejemplo, que mañana tendrán la entrevista para un empleo nuevo, uno que de veras les interesa mucho. Unifiquen sus chakras e inviten al ESPÍRITU para que irradie desde el centro de sus corazones hacia el chakra unificado. Entonces imagínense una puerta, tal y como ya lo hicieron antes. Detrás de esa puerta, ya les han dado el empleo. Verifiquen detrás de la puerta para asegurarse que esto realmente se siente bien en todos los niveles y está alineado con el ESPÍRITU. Esta alineación es importante porque si ustedes y su nuevo jefe no poseen un acuerdo de espíritu a espíritu para trabajar juntos, lo de mañana no pasará de ser apenas un buen ejercicio para mejorar su manejo de entrevistas. Pero si tienen tal acuerdo, ¡van a tener que trabajar muy duro para que no les den ese empleo! De nada les servirá hacer un borrador de cómo, por anticipado, se desarrollaría la entrevista de mañana pues ello los encerraría en un patrón corporal-mental. En cambio, siéntense serenamente y jalen sus campos hacia este punto del AHORA y del AQUÍ. Conviértanse en un estrecho foco de energía física, emocional, mental y espiritual. Ahora si ya saben lo que implica ese trabajo y lo que están haciendo; entonces vean, piensen, y siéntanse haciéndolo AHORA, no en el futuro. Vuélvanlo tan real como les sea posible. Evoquen hasta los olores y sonidos de la oficina o sitio de trabajo. Tráiganlo todo hasta este punto del AHORA. Después de unos pocos minutos traigan sus consciencias de retorno.


¿Qué sucedió? Crearon simultáneamente una resonancia entre dos puntos. Se conectaron con la energía de un punto del ahora en el futuro desde sus puntos del AHORA, vigentes. Haciéndolo de esta manera aumentaron la intensidad de los campos de energía de sus puntos del AHORA, jalando parte de la energía de la probabilidad de lograr el puesto hacia su punto del AHORA. Ustedes y su entrevistador tendrán que tomar, en algún momento futuro del ahora, una decisión de enganche. Muchas líneas de probabilidad emanan a partir de ese punto de decisión; ustedes seleccionaron la energía asociada con una de ellas y la pusieron en el presente.

Digamos que existen tres resultados posibles de la entrevista: logran el empleo bajo sus condiciones; bajo las condiciones de ellos; o no lo logran. Recuerden que este último resultado bien podrías ser el más apropiado para ustedes (por ejemplo, su llama gemela podría estar ya trabajando para el siguiente empleador o cliente ¡con el cual se van a entrevistar ustedes después!). Vean cómo estas tres líneas divergen a partir de un punto; o visualicen las tres puertas marcadas con las alternativas y díganse que desean la opción (línea o puerta) que les produzca la mayor dicha. Una de ellas podría iluminarse más que las demás. De ser así, váyanse adentro de esa línea o puerta y vean como se sienten. Si ninguna se enciende, vuelvan a pensar si vale la pena insistir en la tal entrevista, pues lo cierto es que ella no figura en la agenda del ESPÍRITU.


Su yo-ego en un futuro punto del ahora es tan real como lo son ustedes AHORA. Él (o ella) existe, de carne y hueso, pero no es accesible desde los puntos aventajados, vigentes, de ustedes. Así que cambien sus puntos aventajados. Muevan sus puntos focales hacia ese del ESPÍRITU y denle una nueva mirada a aquello que buscan en ese momento del ahora. Con práctica, serán capaces de mantener dos puntos focales en el punto del AHORA, sobre dos puntos del ahora, distintos.
Han ingresado al ámbito del tiempo simultáneo, una perspectiva verdadera del ESPÍRITU. Pueden influenciar cualquier acontecimiento, sea "pasado" o "futuro", a través de la resonancia. Así pues, en el tiempo simultáneo, nos deshacemos de las ideas de que lo que ha sucedido ya ha sucedido y no puede ser cambiado; y de que el futuro no ha sucedido y no puede ser cambiado aún. Pueden cambiarlo, aunque no sepan lo que están haciendo, mediante el permanecer firmemente anclados en el presente y el uso de la resonancia, para trabajar en cualquier lado del punto del AHORA. Sus campos unificados funcionan de maneras que ustedes desconocen conscientemente.


SANANDA:


Soy un Ser Crístico; soy unidad con el ESPÍRITU.
Soy un Ser Crístico; soy unidad con el TODO LO QUE ES.
La Luz de mi propio Ser resplandece sobre mi sendero.


Soy un Ser Crístico; soy unidad con el TODO LO QUE SERÁ.
Sostengo en mi corazón la resplandeciente Luz de la Fuente.
Camino en unidad con el ESPÍRITU.
Río en unidad con la Fuente.
Amo en unidad con mis congéneres.
Soy un ESPÍRITU Crístico; soy un puente entre el cielo y la Tierra.


Tomado de UN MANUAL PARA LA ASCENSIÓN DE SERAPHIS BEY. Canalizado porTonny Stubbs

Una Enseñanza Superior Sobre Los Chakras por el MaestrorDjwal Khul.



A través de Walter Javier Velásquez.

YO SOY Djwal Khul, me había tardado en hablaros, pero recordad que también fui uno de los tres astrólogos que siguieron la estrella de Cristo desde el oriente. Así que celebro el nacimiento del Cristo en vuestros corazones en estos días. Vengo con mis hermanos queridos del alma, con Morya y Kuthumi, a traer los presentes del incienso, la mirra y el oro a cada corazón.


En las dispensaciones anteriores se os había dado una comprensión muy limitada de lo que era equilibrar los chakras y potenciar ese foco de luz en cada uno. Se os había enseñado que los chakras se limpiaban y se equilibraban mediante ciertas técnicas de mantras, meditaciones y visualizaciones. En la dispensación de Summit Lighthouse inclusive yo mismo enseñé muchas técnicas para limpiar los chakras a través de diferentes decretos (1). Os digo que eso era lo máximo que se podía entregar debido al nivel de conciencia de aquella época. En la dispensación de Shangra-la yo he trabajado con la Madre María en la elaboración de rosarios que han dado herramientas que sirven para limpiar los chakras. En realidad, esa figura del flujo de del ocho en cada chakra fue una inspiración mía. Pero hoy vengo a deciros que realmente la limpieza de los chakras es mucho más que eso: Cuando fuisteis creados como hijos e hijas de Dios, a su imagen y semejanza, y tenias aún la pureza original en todo vuestro ser, en toda vuestra conciencia, vuestros chakras eran focos de los siete rayos. Os digo que hay muchos más chakras y más rayos, pero hablaremos hoy inicialmente de los siete:


El primero es el chakra de la coronilla, que era originalmente el foco de la sabiduría toda penetrante de Dios.


El chakra del tercer ojo fue creado como el centro y el foco de la verdad Crística, de la sanación, y un centro también para desarrollar los talentos musicales.


El chakra de la garganta era un centro para el poder de la palabra hablada, para anclar la voluntad de Dios en vosotros.


El chakra del corazón fue diseñado para irradiar amor divino, por eso es que está en el centro de los siete. Se os ha dicho que lo primero es el amor, y por eso es el chakra central, el rosa del amor divino, para impregnar toda la creación con amor.


Entonces en el plexo solar os fue entregado un chakra para manifestar la paz. La paz Crística, la paz del Elohim de Paz, que se irradia también a través del servicio y la ministración.


Debajo del ombligo os fue entregado el chakra del séptimo rayo de la libertad, en el se anclaban los principios cósmicos de la diplomacia, la libertad y la misericordia divina. Más tarde el alma, que estaba originalmente en el chakra del corazón, descendió hasta este lugar.


En la punta del cóccix está el chakra muladhara (2), que fue establecido como el foco de la Madre Divina. Si queréis, podéis visualizarla sentada en ese chakra en posición de loto esperando vuestro llamado para levantarse y ascender a encontrar a su esposo y dar nacimiento al niño Cristo en el corazón (3). Así que cuando la Madre asciende por la columna vertebral y se une a su esposo en la coronilla, quien es el Buda, desciende nuevamente al corazón para el nacimiento del Cristo en el pesebre de vuestro ser. Estas eran las cualidades particulares y fundamentales de cada chakra.


Después de que las personas empezaron a sentirse ofendidas, a sentir que Dios los estaba restringiendo, empezaron a alejarse de Él dándole la espalda. De esta forma el ego que habían creado y los ángeles caídos los llevaron a experimentar estados de conciencia muy inferiores. Sin embargo, para manifestar estos estados de conciencia tenían que usar luz, y ¿De que otro lugar podían tomar la luz para pervertirla sino de los chakras?


Así que se fue creando cierto estado de conciencia inferior asociado al mal uso de la luz de cada chakra. Tenéis siete estados de conciencia negativos, que igualmente están manifestados en cada uno de los siete chakras. Por eso de nada sirve que hagáis decretos, rosarios, mantras y meditaciones si al mismo tiempo no os concertáis también en elevaros por encima del estado de conciencia que ha surgido de la perversión de cada centro. Así que el ritual en este caso es solo el cincuenta por ciento del trabajo, el otro cincuenta por ciento es la labor a nivel de la psicología.


Os daré un ejemplo: Vosotros sabéis que en el chakra de la base está anclada la energía Kundalini (4), que es el asiento de la Madre Divina. Sabed que vosotros habéis pervertido ese chakra a lo largo de muchas encarnaciones y a lo largo de las eras. Con el uso erróneo del sexo y pervirtiendo la luz de la Madre Divina habéis utilizado su pureza para crear por fuera del amor, para alinearos con la lujuria y los falsos deseos. Así que este chakra, que en un principio era de un blanco puro, hoy puede estar de un color rojo (o rojizo), anaranjado o negro, de acuerdo a la persona. Es por eso que muchos estudiantes de la nueva era han pintado el chakra de la base de estos colores. Sin embargo, ese no es el concepto inmaculado que los Maestros Ascendidos sostenemos para este chakra.


Por lo tanto, si decidís empezar la limpieza de tu chakra de la base, que ha sido afectado a lo largo de muchas encarnaciones, y empezáis haciéndolo dando mantras, meditaciones, visualizaciones o haciendo rosarios, pero no trascendéis el bloqueo emocional y psicológico que hay detrás de la perversión de este chakra entonces solo habréis hecho el cincuenta por ciento del trabajo, y por tanto este habrá quedado incompleto.


Así que en cada chakra hay una mala calificación de la luz. Muchas de las enfermedades de los órganos están relacionadas con las perversiones particulares de algunos chakras. Y así como vosotros sabéis cuales son los principios positivos de un rayo y a que rayo pertenece cada chakra, entonces podéis mirar también cuales son las perversiones de ese rayo y el estado de conciencia que debéis trascender cuando decidís empezar a limpiar los chakras. De manera que está bien todo lo que habéis hecho y esta bien lo que habéis trabajado hasta hoy, pero empezad a trabajar ahora con la parte psicológica, trabajad para purificar la perversión de cada chakra.


Por ejemplo la perversión del chakra del corazón es el odio, es decir la ausencia de amor. Una persona que odia, que tiene rencor y que no perdona tiene el chakra del corazón atrofiado. Si alguien así decide empezar a limpiar su chakra del corazón y para hacerlo empieza a hacer decretos, mantras, visualizaciones o rosarios, pero no se decide a perdonar y arrojar de sí ese odio y ese rencor, entonces ese chakra no puede ser limpiado perfectamente porque no ha superado el estado de conciencia negativo asociado a este chakra.


La perversión del chakra de la garganta es el mal uso del poder y un ejemplo son las personas controladoras que quieren dominar a una familia, que quieren controlar incluso una nación entera, haciendo de esta manera mal uso del chakra. Si vosotros queréis limpiar ese chakra pero no empezáis primero por soltar el control y darle más libertad a las personas, entonces por más rituales que hagáis no podréis limpiarlo completamente.


Lo mismo sucede con la perversión del chakra del tercer ojo que se manifiesta como critica, condenación y juicio, es decir, lo contrario a sostener el concepto inmaculado. Esta perversión la sostenéis en el chakra del tercer ojo cuando veis a las personas en una manifestación inferior y os atrevéis a decir: “mirad ese desechable” (5), “mirad ese mariguanero”, “mirad esas prostitutas” y utilizáis estas calificaciones y estas etiquetas para definir a las personas. Yo os digo que en realidad deberíais hacer como hace la Madre Maria: para ella no hay prostitutas, para ella no hay ladrones, para ella no hay homosexuales. Ella mantiene el concepto inmaculado de todas las personas y os digo que es ese concepto inmaculado y esa devoción de Maria es lo que ha evitado grandes cataclismos sobre el planeta tierra. Así que cuando empecéis a mantener un concepto opuesto al Cristo en cada persona entonces estáis atrofiando el tercer ojo.


Por lo tanto, si empezáis a hacer mantras, meditaciones, visualizaciones y rosarios para limpiar este chakra pero no trascendéis este estado de conciencia que es la crítica, condenación y juicio y la incapacidad para mantener el concepto inmaculado entonces el chakra no puede ser limpiado.


Así mismo sucede para el chakra de la coronilla donde se manifiesta el mal uso de la inteligencia y sabiduría de Dios, que pueden ser usadas para aprovecharse de las demás personas, para abusar de otros. Otra perversión de este chakra es la arrogancia y el orgullo humano que os hace sentir que sois más, que sois mejores que los demás. De manera que si empezáis a hacer cualquier clase de mantras, visualizaciones, rosarios o decretos para limpiar el chakra de la coronilla pero no trascendéis el estado de conciencia del orgullo humano, sintiéndoos mejores que otros, y dejáis también de manipular a las personas, entonces no habréis limpiado este chakra.


Entonces en realidad os digo, y esto va para todos los hijos de Dios que están aquí escuchando y que leerán este dictado, que trascender y limpiar un chakra no es tanto el ritual externo. Este solo conforma el cincuenta por ciento del trabajo. Equilibrar un chakra implica superar las perversiones, es decir, el estado de conciencia negativo asociado a este chakra.



YO SOY Djwal Khul y os sello a cada uno de vosotros, sello vuestros chakras en la luz del Cristo que también YO SOY, y los sello en los siete rayos. Dirijo una protección especial y una elevación de la luz de la energía Kundalini (6) en vuestros chakras, pero solo en la medida que estéis dispuestos a soltar. Así que os digo que las personas que deciden tomar el cielo por la fuerza (7), practicando cualquier técnica de “magia sexual” (8) o de tantra (9) sin elevarse primero sobre estos estados de conciencia, arrastran todas las perversiones y empiezan a subirlas y a pasarlas a los demás chakras. De esta manera, al no trascender esos estados de conciencia negativos los ascienden hasta que las perversiones del chakra de la base llegan hasta el de la coronilla. Pero esto es porque han decidido tomarse el cielo por la fuerza y no han buscado primero el reino de Dios y su justicia dentro de ellos (10).


YO SOY Djwal Khul y os dejo la llama de mi amor.

LA LEY DEL COSMOS.

El Cosmos está dividido en tres grandes universos, uno contenido dentro del otro; el Universo Material, el Universo Mental y el Universo Espiritual.


El Universo Material: Vivimos en un Universo Material de siete dimensiones. En dicho universo, los seres humanos tenemos siete cuerpos para actuar en estas siete dimensiones. Aparte del Cuerpo Físico, denso, material, tenemos un Cuerpo Astral que es el cuerpo de las emociones, de los deseos, unido al cuerpo físico a través de un cordón umbilical de energía, llamado el Cordón de Plata. También nos hablan que hay un tercer vehículo que es el Ego Inferior, el carácter, la personalidad. Cuando una persona muere, muere su cuerpo físico. Lo normal es que al cabo de tres días muera su cuerpo astral y su ego inferior. Todos ellos mueren con uno, y el Ser pasa a la cuarta dimensión, al Mental Superior o al ego superior. Esto es que el ser humano es como un actor de una obra de teatro que terminada la obra, se quita el maquillaje, se quita el vestuario, deja atrás la escenografía, deja atrás el guión y sale a la calle como el actor que es y no como el personaje. Qué problema sería que terminada la obra, el actor se creyera el personaje que le tocó actuar y se confundiera con él. Dejamos al lado al personaje pero asumimos toda la experiencia acumulada en esa encarnación. Los extraterrestres hablan de las vidas sucesivas, de la reencarnación. Pero ellos no la explican como la plantean ciertas religiones orientales que dicen que una persona puede encarnar en un animal. No hay involución. Es como si a una persona le fuera mal en la secundaria o en la universidad, y lo devolvieran al jardín de infantes. Uno tendrá que repetir cuantas veces necesite el grado para pasar al nivel inmediatamente superior, más nunca será degradado de nivel. Ellos aseguran además, que el género es circunstancial. Que en algunas vidas somos hombres, en otras mujeres; vamos pasando por todas las experiencias humanas teniendo a los planetas como planos de evolución. Cuando ya nuestro nivel de evolución sea lo suficientemente elevado, no reencarnaremos en este planeta. Ellos dicen que los seres que vivimos en este mundo, en el planeta Tierra, somos seres que estamos en una tercera dimensión física y en un tercer nivel de conciencia.


El cuarto vehículo es el Mental Superior. Este es el cuerpo de las facultades síquicas, cuerpo de la intuición. Luego viene el vehículo del Alma que es la catedral del espíritu donde se acopian las experiencias de nuestras vidas anteriores, el maestro interno, el real ser de cada uno. Un vehículo más es el Espíritu que es la conciencia acumulada y finalmente el Cuerpo de la Esencia. Siete cuerpos para actuar en las siete dimensiones del universo material.



Para activar la conciencia en cada uno de esos siete cuerpos, existen siete centros de energía, los llamados siete chakras que se estimulan a través de la respiración. Nosotros por medio de la respiración no solamente nos oxigenamos. También con ella nos cargamos de electrones, nos cargamos eléctricamente y esa energía de alguna manera se aloja en el sistema nervioso y emite luz. Esa luz al atravesar nuestro cuerpo, como una luz atravesando un prisma, forma una especie de arco iris de colores que no puede ser percibido a simple vista, sino con la mente. A simple vista lo que vemos es un halo. Eso es la cantidad de energía que una persona tiene. En la mañana más que en la tarde o en la noche. Pero la calidad de esa energía es lo que nosotros conocemos como El Aura. El aura es ese cuerpo bio-plasmático, cinturón electromagnético que todo ser humano tiene que forma una barrera inmunológica o campo de protección. Aprender a respirar es clave para ir activando estos centros que nos van a permitir desarrollar concientemente cada uno de estos siete vehículos.


El Universo Mental: Ahora, más allá de la Séptima Dimensión, como en la música, en una octava superior, hay un universo paralelo a este. Es el Universo Mental. Los seres que proceden de allí son Ultraterrestres. Lo que llamaríamos Angeles, Arcángeles, Tronos, Principados, Serafines, Querubines, todo este tipo de entidades pertenecen a este universo de octava, novena y décima dimensión. Seres de energía pura, mental, que habrían sido los responsables de las creaciones materiales. Sobre este punto, los Guías nos han enseñado que se han dado diversas creaciones en el Universo Material como parte de una "emanación" del Universo Mental o "Eternal", por cuanto en él, el tiempo, sencillamente, no existe.


Dentro de las entidades mentales que moran en este Universo nos encontramos con los Padre Creadores responsables de la aparición de lo "Físico" en el Universo Material y los Guardianes del Destino, conocidos en el ámbito esotérico como "Los Señores del Karma", entidades que regulan el tránsito de aprendizaje de las esencias que viven en el plano material, creciendo en conocimiento y conciencia a lo largo de vidas sucesivas.

El Universo Espiritual;


Más allá habría otro universo, entre la décimo primera y décimo segunda dimensión que ellos denominan el Universo Espiritual o Interno. Tres universos, uno contenido dentro de otro. Para comprender esto en su relación con la vida humana, por ejemplo, los primeros tres vehículos del hombre: el Cuerpo Físico, Astral y el Mental Inferior, constituyen el plano de la conciencia material y nos conectan con el universo material. El Cuerpo Mental Superior más el del Alma y el del Espíritu constituyen el plano de la conciencia mental y nos conectan con el universo mental. El séptimo vehículo, el de la Esencia, nos conecta con el tercer universo que es el espiritual, interno o esencial.


Dios, la divinidad suprema, mora en cada una de estas dimensiones o manifestaciones de Su Conciencia Cósmica, por cuanto toda la creación, forma parte de sus latidos estelares.